COGER UN TAXI EN MARRAKECH

taximoro.jpg

Siguiendo la serie “coger un taxi en…” le toca el turno a Marrakech, la ciudad con el tráfico más caótico que he visto. Allí van como les da la gana, y la regla es: no hay reglas. A la hora de pillar un taxi es lo mismo, y nunca hay que fiarse de los taxistas pues son muy mentirosos y querrán cobrar el triple de lo que en realidad vale. Para empezar no ponen taxímetro para sacar cuantos más dinhares mejor. Un trayecto de la Medina (parte antigua) a un hotel de los alrededores puede valer en el precio real de un taxi unos 150 dinhares (o sea 1,5 euros), pero ellos dirán 300, 400 0 500 si ven al turista muy despistado. El truco para que cobre 150 o 200 es decir ese precio antes de subir, y si dice que no, pues ir a otro taxi directo sin darle chance a discutir. Entonces te dirá: “sí, sí” e incluso se peleará con el otro taxista por llevarte. El taxista marroquí es muy liante, muy traicionero y de muy poco fiar.

taximoro2.jpg

Una vez en el taxi lo mejor es decirles el destino y nunca preguntar por sitios a donde ir, pues ellos te llevarán directos a sitios para guiris muy caros, cutres y donde les dan comisión. Aparte de eso, los taxis son muy cutres y estan bastante guarros, y a veces están customizados a la manera árabe, forrados con plásticos, imágebes del islam, etc… A las horas de más calor y nocturnas cobran un poco más, pero pagar más de 300 es un robo. Pero nunca escuchar sus consejos ni creerse lo que dicen. Sólo creer lo que ponga en la guía Time Out por ejemplo. De todas formas mola mucho pedir un taxi allí y hay un montón a cualquier hora.

LAS CUATRO ESTACIONES

4est1.jpg

El restaurante Las Cuatro Estaciones ha cumplido sus 25 años de existencia, y por ese motivo me invitaron a conocer su nuevo menú de arroces. Ya conocía el sitio (la última vez-fui pagando- degusté un jamón ibérico pata negra excelente) y me encanta la decoración que tiene totalmente años 80, una mezcla de boite, hall de motel americano en las Vegas e iglesia de Carlos Fisac: espejos por doquier, moqueta estampada, sillas metálicas, techo de corcho en relieve, lámparas retro… muy total, pues parece que se entra a un club social de lujo de año 83. Dicen que el Rey de España era habitual de este sitio, y la verdad que le pega bastante…

4est2.jpg

Organizaron una comida de prensa con gente tan prestigiosa como Guillermo López y Luis Landeira, dos curritas de Elle y uno de El Mundo… y nos encajaron a traición el menú degustación, sin poder elegir cosas de la carta que tenían muy buena pinta como el tartar de atún rojo, las vieras o el jamón ibérico. En vez de eso nos pusieron un salmorejo (correcto), unos espárragos trigueros salteados con gambas (correctos, pero les faltaba sal gorda), una especie de sardina escabechada (correcta) y cuatro variedades de arroz al estilo de Altea (regulares).

4est4.jpg

Los arroces eran con verduras, calamares, negro… servidos en un cazo y con un color anaranjado y un regusto dulzón sospechosamente típico del tomate frito de bote. El grano lejos de estar suelto, estaba bastante mazacote. Ni a Guillermo, ni a Luis, ni a mi nos dieron gato por liebre pues detectamos esos fallos sin tan siquiera probarlos, sólo por el aspecto. Seguramente, el atún rojo y otras cosas de la carta eran excelentes. Pero los arroces no los recomiendo. Igual me equivoco y resulta que en Altea se abusa del tomate frito envasado para hacer los arroces y han sido fieles a ese estilo.

4est3.jpg

En cuanto al ambiente del restaurante, es de gente mayor, burgueses con un toque rancio, empresarios con sus queridas, cenas de matrimonios… en busca de esa singular atmósfera de club social de lujo ochentero. Un lujo de estar por casa como el de las películas de Esteso y Pajares, bastante demodé, pero que en sitios como este queman sus últimos cartuchos. Destacar también su excelente bodega y la gran labor de su somellier. Las 4 Estaciones. C/General Ibañez Ibero 5. Madrid.

AYNAELDA: FUSION JAPO-MEDITERRANEA… ¿EN ALUCHE?

ana2.jpg

En pleno barrio de Aluche, esta abierta una terraza muy urbana, popular y familiar, que está dando a esta barriada unos aires nuevos y muy originales, que se supone que no llegan a estos aledaños del centro. Situada en una agradable patio rodeado de vegetación, esta terraza ofrece una fusión de la cultura japonesa y la mediterránea, en un barrio que se identificaría más con tapas de oreja, carajillos y gin tonics, que con esta sofisticada carta de aperitivos y cenas que van dirigidas a un público sencillo, de familias con los pisos ya pagados, y que entran en este nuevo mundo de la fusión gastronómica, sin salir de su zona. La ubicación de la terraza es muy industrial con toques neorrealistas, a los pies de un edificio en plan “El Pisito” de Marco Ferreri.

ana.jpg

La tapas estrellas mezclan esa fusión con pétalos de flores: Makis de foie y piña, de salmón confitado y jamón ibérico o de arenques y aguacate, la Tempura mixta de sepia, langostinos, verduritas de la huerta y pensamientos, el Arroz con caballa en vinagre de arroz, el Tataki de bonito con flores de caléndula en tempura y ajo tostado o el Sashimi de lubina con rúcula salteada y vinagreta de cítricos. Una fusión un poco rara y muy atrevida pues es dificil digerir un pulpo hecho con la grasa de una ración de oreja, o una tempura con un rebozado “a la gabardina”… Pero Aluche es lo que tiene, y hay que perdonar estos fallos. Es de agradecer el esfuerzo del chef para ampliar los gustos y horizontes de los barrios populares. Yo recomiendo pasar de las fusiones y pedir directamente un arroz, que están muy correctos. Terraza Aynaelda.C/Los Yébenes 38. Horario: de 21h a 1h

ana3.jpg

TÉ EN EL RITZ

te1.jpg

Una vez más, acudí al hotel Ritz de Madrid, para disfrutar del delicioso té que ofrecen cada tarde en sus lujosos y majestuosos salones. En una de mis habituales sesiones de coaching de la mano de mi “personal coach” Enrique Lourido, pude comprobar que el servicio de este hotel es de lo mejor que hay para merendar en condicones, en un ambiente muy selecto, perfecto para una buena sesión de antropología high class. ¿Quién ha dicho que tomar el té de las cinco en un Gran Hotel es una costumbre snob y decadente? Prefiero ir a este Gran Hotel que a un infecto y hortera café de Chueca por ejemplo…

te2.jpg

Con la música de un pianista en directo, el té del Ritz ofrece cuidadas variedades de té, acompañadas de una selección de pastelería artesana: pastelitos de crema inglesa con frambuesas, muffins ingleses, chocolate suizo, bocadillitos salados con delicioso pan inglés… servidos una bandeja de plata alemana de varios pisos, cubertería de plata, vajilla de porcelana de Limoges y una estupenda mantelería de hilo bordada con el logo del hotel. Una velada como tiene que ser: clásica pero no rancia… Una vez más mis felicitaciones al servicio, pues tres personas estaban pendientes de que ni por un nanosegundo, me faltara de nada.

te3.jpg

Tomar aquí el té vuelve a estar de moda, y es ideal para cerrar negocios, hablar de proyectos, agasajar a las parejas… que es lo que hacían los selectos comensales que llenaban el imperial salón del hotel. El dress code es más relajado en esta época y hasta los turistas americanos enfundados en sus pantalones cortos o los trajes de verano de ejecutivos de provincias que por allí se dejan ver, dan sentido a toda una parafernalia de protocolo tácito, que triunfa en estos salones. Yo opté por un “total look” de Fred Perry (patalones mil rayas, camisa de cuadros vichy y zapatillas de lona azul marino con el logo del laurel en granate), bastante acertado creo. Merece la pena disfrutarlo. Hay menos ranciedad en este lujo clásico que en muchos sitios de diseño high tech de nueva hornada…

te4.jpg

VODKA-ALMUERZO EN OLSEN

ol.jpg

El otro día asisití a un almuerzo de prensa en el restaurante nor-europeo Olsen. Este verano apuesta por los postres y presenta, de mano de su chef Germán Martitegui, dos sorprendentes opciones: la “tabla postres&vodkas” y el “menú degustación dulce”. Ya lo habia probado en exclusiva, pero estaba tan bueno que no pude rechazar degustarlo de nuevo. Al almuerzo acudieron grandes plumas del periodismo gastronómico, destacando el gran Jose María Iñigo, que se nota que es amante de la buena mesa.

olse2.jpg

La primera de todas es su Tabla de Blinis,ofrece 6 deliciosos blinis de maíz (llegan calentitos a la mesa) acompañados de salmón ahumado, caviar y trucha salvaje avalados por su alta calidad. Otra de las tablas es la de Paté casero de hígado con hongos, con una salsa de arándanos y unos crackers de pan rústico. La Tabla de Ahumados, que incluye una selección de ciervo y ternera ahumada y se acompaña de un surtido variado de quesos, salsa tártara y bagels tostados.

olse4.jpg

La Tabla de Sushi Nórdico, compuesta por niguiris de patata con arenque y caviar, rollitos de pera con surimi y almendras y rollos de salmón con patatas, queso y eneldo, que sustituye la soja por otra salsa elaborada con rábano picante y remolacha. Y por último, la Tabla Smørrebrød: canapés elaborados con pan de centeno con pera con queso, ciervo o salmón ahumado, bondiola con mostaza de frambuesa…. Todo muy bueno.

olse5.jpg

Tras la comida, y con las charlas de Guillermo López, Luigi Landeira, Sonia Ortega (Spain Gourmetour) e Iñigo (que contó su experiencia en el pueblo nudista de Vera), fui protagonista de un original maridaje de mi invención: un té verde a la hierbabuena con un chupito de Belvedere, que hizo las delicias de todos los allí congregados.
Ølsen (C/ Prado, 15. Tel. 91 429 36 59)

TERRAZA SILK & SOYA

silk2.jpgAunque no este en el centro de Madrid, el complejo de ocio Silk es una muy buena opción para una salida nocturna, pues cuenta con todos los requisitos necesarios para pasar una velada: dos restaurantes (Silk & Spice y Soya & Oliva), un bar de copas, el Still Lounge , y dos terrazas, la del restaurante Soya & Oliva (donde degusté un peculiar menú de fusión entre la cocina oriental y la mediterránea) y la nueva y flamante terraza de copas, que esta destinada a ser la estrella de las noches de las urbanizaciones de los suburbios de la zona norte madrileña: La Moraleja, Cuidalcampo o Santo Domingo. Esa noche estaban allí cenando Ana Obregón y Darek, y personas tan prestigiosas como Isabel Gemio celebran allí su cumpleaños…

silk1.jpg

Regentada por el eficaz Cipri Quintas, la terraza es una de las más lujosas por su excelente servicio; su esmerada decoración de estilo oriental mezcla de estilos tan dispares como el tailandés, el pop, el diseño italiano y el minimalismo japonés y que cuenta con mobiliario de madera, cómodas camas donde tumbarse, y un suelo totalmente forrado de césped artificial, y su ambiente high class de gente guapa y con posibles. Allí nos reunimos una joven pandilla compuesta por Richard (totógrafo de Vogue), su asistente, una modelo de Luxemburgo de 19 años, el prestigioso Luis Landeira (Gq), y varios saloneros más juntados allí por el gran señor Raúl Gómez.

silk3.jpg

En esta terraza no encontraremos ni aglomeraciones, ni molestos ruidos de coches, ni presencias fuera de tono que puedan perturbar una agradable velada nocturna al aire libre. Este mall del entretenimiento nocturno ofrece todo en un mismo espacio: cena, copas indoors y copas outdoors, creando un divertido circuito que permite subir y bajar del Still Lounge a la Terraza Silk según las preferencias. TERRAZA SILK & SOYA
Dirección: Avenida Olímpica, 9. Anexo al Centro Comercial La Vega. Salida 14 ó 16 de la N-I Arroyo de la Vega. La Moraleja. Horario: todos los días de 22h a cierre

HOMENAJE CARLOS BERLANGA II

Como complemento al anterior post he aqui lo que allí aconteció en imágenes. Sirva como terapia a todos esos nostálgicos de esa época, para ver que no pasa nada por que pase el tiempo y que hay que seguir haciendo actividades. Así lo han hecho Paco Clavel y Fernando Marquez.