LAMUSS BY SONIA GIORDANI

Sonia Giordani es una diseñadora y ex alumna mia en el Master de Cool Hunting de IED que acaba de presentar su colección Lamuss, dentro de la cual ha creado una exclusiva colección de camisetas. Para entregarme una de las más bonitas (con un ciervo y su esqueleto serigrafiado) le invite a tomar un té con un Hello Kitty set que prepare especialmente para ella. Sonia, natural del Trento en el norte de Italia, ha sido una de las estrellas de la pasarela Fashion Freak con esta colección y en breve se le podrá ver en Ego de Cibeles donde seguro emplerá todos los sabios consejos recibidos en mis clases para moverse con soltura en los mundos trendy madrileños. Su ropa la llevan prestigiosos cool hunters como Luis Tamayo o Guillermo López y es ya una diseñadora en alza. Lamuss by Sonia Giordani. Calificación: 7,7

NOCHEVIEJA 100 AÑOS HOTEL RITZ

Como cada año y de la mano del magnífico Sr Kung (director del Ritz) y la estupenda encargada de la comunicación Inma Casado, acudí a probar el menú de Nochevieja 2010 de Hotel Ritz. Un menú muy especal, pues es el conmemorativo de los 100 años de este rancio (en el buen sentido) establecimiento hotelero. Y este año ese sabor añejo, revisitando el lujo antiguo se multiplicaba por un millón pues la comida era también según las recetas de hace 100 años, se supone “actualizadas” por el chef residente. Una oda a la tendencia del comistrajo en todo su esplendor, pues la comida antigua es pionera. Veo muy positivo recuperar toda esa esencia.

Acudieron a la cita otros prestigiosos saloneros deluxe habituales de estos salones como el icono pop Jose María Iñigo, o el estupendo curator y periodista Guillermo Espinosa, mezclados con otros saloneros de más baja estofa de paginas web gastronómicas, contertulios de mesas de corazón en horas bajas, becarias retarded chic… con lo cual la mesa fue de lo más bizarra. Tanto el marco y los comensales estuvieron a la altura de las viandas del centenario. Una selección un poco rara en la que se echaban de menos a otros número unos de los salones que por allí desfilaban en épocas de Marisa de Navascués, como el crítico Capel, que muy acertadamente no estaba convocado. Como siempre el servicio es de lujo de toda la vida, servil, uniformado, en su sitio y más que nunca acorde con el evento. Estoy muy a favor.

Consomé doble de buey gelé con caviar Sevruga Iraní (comistrajo del año 1910 que me dejó en estado de shock, servido en ración extra grande para poder disfrutar el doble…), Medallones de langosta “Parisienne” al aroma de tartufo y patata violeta (al estilo de las ensaladas de los mejores tiempos del templo de la cocina demodé Lardhy), Suprema de lenguado a la americana (con una especie de salsa rosa que era tendecia en las cocinas de hace un siglo), Carré de cordero de pré-salé, verduritas y humo de tomillo (sin el exceso de grasa de la receta original seguramente) y Carlota soufflé al estilo Moscovita sobre coulis de frutos del bosque (postre con extra de azúcar como mandaban los cánones de los periodos de entreguerras). Regado todo con Mumm Cordon Rouge Rosé, Chivite Colección 125, Marqués de Riscal Gran Reserva 2001 y Ruinart Blanc de Blancs. Vamos, comistrajos 5 estrellas que transportaban a Lardhy en 1925. Nochevieja Hotel Ritz. Precio por persona Cena y Cotillón 685€ Calificación. Menú: 6. Servicio: 7,9. Hotel: 8

SUBASTA BENEFICA DE RUINART

La Residencia de Francia fue el lugar elegido para llevar a cabo la subasta solidaria de la edición limitada de cinco Jéroboam (botellas de 3L) de champagne Ruinart Blanc de Blancs personalizadas por el reconocido pintor español, José Manuel Ciria, siguiendo su particular universo pictórico. Según ellos “la luminosidad de Ruinart Blanc de Blancs, cuya botella es una de las pocas transparentes, combina con la extraordinaria potencia visual de José Manuel Ciria para dar forma a cinco botellas realmente sorprendentes” . Pude comprobarlo en persona de la mano de la estupenda Inés Sainz y acompañado por la fotógrafa y gourmet Rosa Veloso en tan elegante y decadente marco.

El acto contó con la presencia de gran cantidad de personajes públicos como Isabel Gemio, el exministro Eduardo Zaplana, Antonia Dell’Atte, Simoneta Gómez Acebo, Ana Álvarez; los Duques de Terranova: D. Gonzalo de la Cierva y Patricia Olmedilla, Fernando Mnez de Irujo, Marina Danko y Sebastián Palomo Linares, Mónica Hoyos, Jorge Fernández o Alain Cornejo y Laura Corradini (Chenoa). Con todos ellos departimos amigablemente, haciendo muy buenas migas con seguramente los dos personajes más punks y ácidos de todo el sarao: Antonia Dell´Atte y Alvaro de Marichalar, cuyo estilismo de chaqueta austriaca de cuadros verdes nos dejó en estado de shock.

Los fondos recaudados por la subasta de las botellas se destinarán a la Fundación Fashion Art Institute, una entidad sin ánimo de lucro que pretende rescatar el talento y formar nuevos artistas en Centroamérica liderada por el diseñador español Manuel Fernández, que fue muy mediático en los años 90 e incluso llegó a desfilar en Nueva York siendo su musa Loles León. Todo el dinero conseguido estará a muy buen recaudo en Panamá para ayudar a los pobres y presuntamente libre de impuestos al tratarse de un “charity”. Cabe destacar la presencia de las grandes diseñadoras españolas Marina Danko (de joyas) y Vicky Martín Berrocal (de trajes de gitana) que bien pudieran ser dos excelentes candidatas para vestir la botella de Blanc de Blanc en próximas subastas. Un evento español 100% en formas y en celebrities. Calificación: 7