RESTAURANTE VILLAMAGNA

En Semana Santa una de las mejores opciones para cenar en el vacio Madrid fue la del Restaurante Villamagna, ubicado dentro del hotel del mismonombre, cuyo equipo diseñó un menú especial Semana Santa con unos platos de cocina moderna inspirados en las recetas tradicionales de se periodo santo. Tras la marcha de Eneko Atxa, el restaurante ha seguido a la altura dirigido por el chef ejecutivo del hotel de una manera muy correcta, y realmente a un nivel alto a pesar de tratarse de un chef no mediático. Y es que la presencia de un chef rockstar no garantiza el buen comer, y si mucha presencia de comistrajos 5 estrellas en muchas ocasiones.

Acompañado por el prestigioso chef belga, maestro de chocolate y la respostería Juan Carlos Boucqué, pude dar fe de todo ello, gracias a un excelente menú, un servicio muy eficiente, una decoración nada agresiva y un ambiente de lujo asequible tranquilo y señorial. El menú consistía en un Huevo Poche con esparragos y crema de trufa (reinterpretación del típico guiso de vigilia, pero en positivo, con trufa no invasiva de sabores y espárragos crunchy), Morro de bacalao confitado en aceite de oliva Arbequina, espinacas y hummus (pieza de bacalao procesada con un excelente aceite, con exquisitos matices de Potaje deconstruido, que de un gran comistrajo como el tradicional potaje de semana santa, convirtió un austero y delicioso plato que me reconcilió con este guiso tan extremo, demostrando que los mismos ingredientes procesados de forma inteligente pueden multiplicar por mil su sabor).

Continuamos con Barón de cordero Pascual y alcachofas tiernas a la mostaza (bien asado y sin ese típico y desagradabe sabor a oveja que a veces se encuentra en algunos asadores de cordero) y como postre un homenaje a las Monas de Pascua catalanas en forma de Huevo de Pascua relleno de chocolate y Huesos de santo. Un menú que elevó la gastronomía de Semana Santa a cotas muy altas. Tras la opípara cena nos tomamos una Gin Tonic Perfect Serve en el Magnum Bar del hotel, y nos tomamos allí el estupendo detalle que tuvieron con nosotros: una cajita con el logo del hotel llena de Macaroons, a la altura de los de La Duree. Todo muy bien en el Hotel Villamagna. Calificación: Restaurante Villamagna; 7,6. Magnum Bar: 7.6. Servicio: 7,7.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s