MANOLO CAMPOAMOR 2012

Tras un periodo semi-retirado vuelve con mucha fuerza uno de los mejores y más carismáticos pintores de España, Manolo Campoamor, que a la edad de Madonna y Michael Jackson parece estar superando ese gran lastre de La Movida, que es un cáncer que poco a poco va apagándose en la ciudad de Madrid. Definitivamente la calle Prado y los aledaños del Palace dan suerte a los artistas outsider (ver mi super mega ultra éxito con “Gastrodeidades” en el Hotel Palace) que nos convertimos en mediáticos al exponer en esa zona. Algo que espero también le pase a Campoamor. Mi estelar presencia en su “opening” me permitió ver los últimos vestigios de una época afortunadamente finiquitada. De esos 80 sólo han sobrevivido dignamente gente como él (que sólo conocemos 4 estudiosos de la antropología ochentera), que ha sabido avanzar y no quedarse en esos años de Tierno Galván y brillar y sobrevivir con los años de Ana Botella. Y es que esta expo bien pudiera encandilar a la mismísima Esperanza Aguirre, y sus cuadros muy bien podrían estar en el salón de algún rancio decorador homosexual votante del PP, o de una pija del Retiro con ínfulas de moderna… por poner dos potenciales coleccionistas de estas bonitas composiciones. Esta gente es la que compra, y no las viejas glorias de los 80, que no tienen dinero!!

“¿Por qué tartamudean las máquinas de escribir?” es el título de esta nueva expo, muy bonita y correcta sin ser tampoco lo mejor de sus cosas. La nota de prensa la define como “Investigaciones de ambiente reflexivo en torno a la abstracción y a ciertas formas concretas de los artistas geométricos históricos. Cada pieza está formada por paralelas imperfectas a las que se superponen otras similares dando lugar a confusos equilibrios basados más en la intuición que en la matemática y que por medio del montaje en Espacio Prado remiten lo mismo al ingenio constructivo de las chabolas que a los cuentos metafísicos de David Lynch.” En definitiva, sencilla, austera, muy plástica y muy vendible. Espero que tanto los coleccionstas de esos años 80 que tengan dinero (pocos me temo), como los nuevos coleccionistas emergentes, lo gasten en comprar muchas piezas. Manolo Campoamor. Calificación Global: 7,7 Expo “¿Por qué tartamudean las máquinas de escribir?”: 7

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s