NUEVA IMAGEN RON FLOR DE CAÑA

ImagenLa conocida marca de ron Flor de Caña lanza su nueva imagen, con la intención de ser un poco más “classie”. Con este cambio en el diseño, la firma nicaragüense busca reforzar su posicionamiento premium y destacar mejor sus elementos esenciales: su origen, su exclusivo proceso de añejamiento natural, la tradición artesanal y los galardones internacionales obtenidos, ya que, no en vano, Flor de Caña es la marca de ron más premiada del mundo. Para celebrar este lifting Estanis Carenzo realizó en su restaurante Chifa un genial menú de fusión con toques de la gastronomía nicaragüense.ImagenSe trata de un rediseño completo, que comprende tanto las etiquetas como las botellas y las cajas individuales que contienen las referencias más altas de la gama. De esta forma, todas las etiquetas de Flor de Caña adoptan una forma inspirada en la silueta del volcán San Cristobal (que también aparece dibujado en la etiqueta) y que está situado en Chichigalpa, localidad donde se encuentra el ingenio de la marca, y todo un símbolo del país centroamericano. Las nuevas etiquetas, en las que se ha aumentado el tamaño del logo y los años de envejecimiento, plasman el legado del ron, el método exclusivo de añejamiento (Slow Aged), los principales premios que ostenta, y la tradición artesanal. Igualmente, a cada etiqueta se le ha dado un color diferente, según los años de añejamiento. Es mucho más bonita desde luego y le quita todo resquicio (si lo hubiera) de ron de batalla del que suelen abastecerse algunos moradores del Cono Sur menos sibaritas en supermercados baratos.

ImagenHan introducido grandes novedades en el diseño de las botellas. Todas ellas se personalizan con un molde propio. Además, dependiendo de la referencia ―las botellas de cuatro blanco, cinco y siete años de añejamiento son altas y estilizadas, mientras que las de doce y dieciocho son más bajas y anchas―  pero en todas se ha introducido en sobre relieve una caña de azucar que recorre el cuerpo de la botella y se ha elevado el fondo. Pero es en los tapones donde hay más cambios. Mientras en el primer caso el antiguo tapón de plástico se ha sustituido por uno metálico decorado con motivos de caña de azucar, en los dos rones más añejos de Flor de Caña, el tapón es ahora de corcho, adornado con motivos de caña y el logo en relieve.Imagen

El ron marida perfectamente con las ambrosías de Estanis, que se las arregla para transformar los comistrajos de la cocina de centroamérica en verdaderas delicias fusionadas con lo asiático: Causa de Hamanako (muy refinada con anguila), Rollitos de lechón con aderezos de Nicaragua (delicada fusión chifa), Sopa de tortilla al estilo nicaraguense (con tortillas hand made by Punto Mx y espectacular toque de guidilla roja fresca y cilantro), Gallopinto con arroz Chaufa (lo campesino elevado a alto copete) y un espectacular Asado negro venezolano con especias chinas. Una comida de lujo para un ron de mucha calidad, que democratiza el lujo y que ahora es mucho más estético. Calificación Ron Flor de Caña: 7. Chifa: 8

Imagen

CANTABRIA ORGANICA EN TWEED

TW1

Versátil, cosmopolita y sofisticado. Así es Tweed, el nuevo restaurante ubicado en el Paseo de la Castellana recupera la cocina burguesa con una puesta en escena cosmopolita, elegante y muy actual. En el atelier de este restaurante se encuentra José María Ibáñez, un chef con una dilatada trayectoria durante más de un década en Semon y en comedores de la talla de Jockey o el Hotel Velázquez, que recupera esas recetas clásicas propias de la cocina burguesa, adaptándolas a las nuevas tendencias gastronómicas que imperan en la capital. Recupera la cocina demodé estilo Inés Ortega o Mayte Commodore, pero quitando lo viejuno y apuntándose a las tendencias gastro.

TW2

Ahora, apuntándose a la tendencía de lo orgánico, ha decidido confeccionar platos con productos cántabros naturales y artesanos. Miel de alta montaña de Brezomiel, pollos Picasuelos de Cantabria y huevos ecológicos Anero de “gallinas felices”, son las materias primas con las que recuperan esos sabores olvidados: Sobrasada con miel de brezo ecológica y trufa, huevo frito ecológico de Anero, (que se puede acompañar con caviar o trufa), Picasuelos de Cantabria en pepitoria, pollo mar y montaña con bogavante y cuajada natural con miel de alta montaña infusionada al romero componen el Menú Nueva Colección. Todo delicioso tanto por la calidad de la materia prima , como por la correcta forma de procesarlo sin caer en comistrajos nisiquiera en la pepitoria, que mal hecha es un guisote intragable.

TW4

Para acompañar han seleccionado los vinos de Bodegas Sel D’Aiz, un proyecto de dos jóvenes, Asier y Miriam, que decidieron dejarlo todo para dedicarse a su mayor pasión, la del vino. Desde su pequeña bodega, situada en los Valles Pasiegos, elaboran vinos con carácter y capaces de reflejar los valores de la tierra a partir de tres variedades de uva: Albariño, Riesling y Godello. El resultado es Yenda, un vino de autor de producción muy limitada. Conviene tomarlo muy frio y dejando que maride con las ambrosías, porque sino puede resultar un tanto ácido. Pero bueno es un vino ecológico y son así.

TW5

Tweed tiene una zona lounge (la planta de abajo) donde se puede picotear de maravilla y a un precio económico en horario non stop (hay coctelería). La carta de picoteo tiene algunos platos que pueden degustarse en sala, y otros propios de esta zona. Los hits del restaurante son: las croquetas Tweed, las colitas de cigala en tempura con ali oli de su coral y las habitas salteadas con butifarra negra. Lo más destacable de las noches de Tweed, muy canallas, posh y estilosas, es que de jueves a sábado y en víspera de festivos están animadas por el DJ Sandro Bianchi, que pincha música electrónica y de estilo ibicenco.

TW3

CHOCOLATE ESNIFADO EN MADRID FUSION

Paseando por los desangelados pasillos de IFEMA en Madrid Fusión, una reunión de hosteleros, ejecutivos de cuentas y cocineros tratando deseperadamente de venderse, pero con un poso de salón desfasado (salvo los stands de Brasil y Perú donde se respiraba el dinero) habían llevado como gran novedad la maquina de esnifar chocolate del pastelero belga Dominique Persoone, a cuya tienda de Amberes ya habia acudido hacia varios años (2007) cuando se lanzó esta genial máquina para meterse puntas de chocolate en polvo.Lo que para Madrid Fusion era una gran novedad (ejem) la verdad que me pareció lo más divertido y original de la feria de comerciantes de la comida.

La máquina (según contaba el comercial belga) la invento para el sarao del 60 cumpleaños de Ron Wood de los Rollng Stones, que al parecer gustan de esnifar cosas. Había dos clases de polvo de cacao, uno con jengibre y otro de frambuesa. Se pone un poco en la bizarra máquinita de metacrilato, se acerca a las fosas nasales y a la vez que se acciona una palanca se esnifa con fuerza. El efecto es genial y te llena de chocolate la pituitaria, con lo que el sabor y la sensación se multiplica. En su tienda de Amberes vende lipstick de chocolate para que al tomar helado de vainilla la mezcla sea aún más envolvente que si se echara sirope de chocolate sin más, crema de Masaje y bombones de Curry & Azafrán, wasabi, gamba, cebolla, tomates secos, orégano y aceitunas, y pralinés con sabor a bacon. Calificación Maquina esnifar chocolate: 7,3

DOM PERIGNON BY DAVID LYNCH

David Lynch ha probado de todo: fotografía, cine, música y ahora también el diseño de botellas de champaña. El reconocido artista ha plasmado su particular visión surrealista en un par de empaques y botellas de champaña de edición limitada de la marca francesa Dom Pérignon. Se trata de la champaña Vintage 2003 y Rosé Vintage 2000, las cuales, con la ayuda de su amigo y especialista en efectos especiales Gary D’Amico, Lynch logró vestir utilizando destellos de luz, cristales, máquinas de humo y antorchas. El resultado es un empaque oscuro y misterioso, una botella de colección cuyo torso lleva grabada la inscripción “Dom Pérignon by David Lynch” junto con la firma de este personaje único. Esta edición tan genial sale a la venta el 1 de octubre. El nuevo diseño fue presentado por Lynch recientemente en Los Ángeles (EE.UU.) junto con el chef de Dom Perignon Richard Geoffroy, a lo largo de una fiesta en la que se proyectó un cortometraje del también realizador y fotógrafo Luke Gilford. Fiestas fastuosas a las que he podido asisir en alguna ocasión. La caja de regalo es “como un Teatro Mágico, similar a lo que David Lynch podría haber imaginado. Unas cintas de seda en sus extremos levantan una cortina en el interior de la caja, con unas siluetas en claroscuro ‘lynchiano’ que anuncian un mundo donde el misterio es un juego”.

La colaboración con el cineasta no supone ninguna sorpresa –decía la marca francesa en un comunicado de prensa– ya que su mundo y el de Lynch tienen mucho en común, incluyendo “misterio, tiempo, intensidad, compromiso, una constante reinvención de sí mismos y por encima de todo, una absoluta fe en el poder de la creación”. Dom Pérignon y David Lynch protagonizan un encuentro entre dos mundos que tienen una fe absoluta en el poder de la creación. Como responsable de bodega y procurador de la Abadía de Hautvillers, Dom Pierre Pérignon dedicó su vida a una inquebrantable búsqueda: crear “el mejor vino del mundo”. Inspirado por este poder de creación, David Lynch, que trabaja en un estudio de California, diseñó diversos sets y compuso una curiosa escenografía para reinterpretar nuestra botella atemporal. De sus experimentos, nacieron una botella exclusiva y un estuche de regalo que revelan la intensidad, la luminosidad y el misterio de Dom Pérignon Vintage 2003.

David Lynch ha vestido diez Jeroboams (3L) de Dom Pérignon Vintage 2003, todos ellos numerados. Dos ejemplares fueron firmados a mano por el propio David Lynch. Para estas veinte botellas, David Lynch ha diseñado un vestido metálico que representa la sublimación de este magnífico juego de luces y sombras que dan toda su potencia, su misterio y su seducción a las fotos que ha realizado para Dom Pérignon. David Lynch y Dom Pérignon recurrieron al talento de Pierre Meurgey, uno de los grandes maestros orfebres de las artes de la mesa. Los diez vestidos de metal fueron realizados en su taller parisino, según las reglas y los procedimientos artesanales de un saber hacer a la francesa, heredero de una larga tradición. Estos vestidos finamente labrados envuelven el cuerpo de la botella y brillan con la misma pátina que su vidrio cepillado de color bronce para Dom Pérignon Blanc. Los vestidos también presentan, igualmente sublimados, los efectos de reflejos, profundidad y luces que intuitivamente puso en escena en sus fotos. Esta es una serie limitada exclusiva de 10 piezas, que serán vendidas únicamente bajo pedido especial a la Maison. Una añada de excepción para un packaging sublime. Calificación Jeroboams Dom Pérignon Vintage 2003: 8.

PONCELET CHEESE BAR

Cheese bar es uno de los sitios por excelencia para tomar queso. Su flamante barra, es perfecta para disfrutar de una copa maridada con exquisitas tapas de queso. Nacido en época estival, Cheese Bar quiere convertirse en un espacio en el que luchar contra las altas temperaturas mientras se descubren nuevas opciones gastronómicas relacionadas con el mundo del queso. Partiendo de la base de que el queso es algo bastante asqueroso (si pensamos en su textura, su olor y la manera en la que se obtiene) realmente es una ardua tarea integrarlo y maridarlo con según que cosas… como el pescado por ejemplo. Y en ese intento de vencer la parte gastronómicamente oscura del queso, están los promotores de este bonito local, conscientes de ese gran problema, revisando (para bien) su carta e incorporando geniales tablas personalizadas.

Las tapas son versiones reducidas de los platos que han acumulado tanto éxito durante los pasados meses e incorporan también nuevas creacioness del chef Francisco Pajares. Ofrecen además una tapa de quesos, compuesta por tres tipos de queso seleccionados diariamente por los Maitres Fromagers (lo hacen estupendamente viviendo toda la parafernalia quesera como si de una ceremonia se tratase). Un recurrente piscolabis que resulta óptimo para comer o cenar por un precio de entre 14 y 16€ degustando, por ejemplo, dos tapas y una bebida. Una opción positiva para ir cenar a base de quesos cortados, servidos y maridados perfectamente bien. Vamos, con una tabla y un vino sales de allí felizmente rodando calle abajo…

Cheese bar destaca también por sus desayunos, su zona de copas con una carta de vinos y destilados Premium especialmente pensada para tomar con queso, y su preciosa biblioteca donde poder descubrir todos los secretos del queso leyendo sus libros. Pero quien no quiera una tabla, puede probar la nueva carta. Muy pulida e integrando el queso de manera fluida y discreta, evitando asi que la fusión sea forzada. No olvidemos que la presencia de queso en un plato es uno de los garantes del comistrajo, y es dificil tratarlo correctamente en cocina. Llegué mentalizado para catar comistrajos queseros (armado con una sobrecito de Sal de Frutas Eno de naranaja que es mi kit de supervivencia para esos restaurantes de Dios), y me soprendieron gratamente los nuevos platos, que armonizan con el queso sin meterlo con calzador. No hizo falta sacar mi armamento secreto de bicarbonato orange.

Destaco de su carta los lomos de sardina Parrocha en escabeche suave con bastones de queso Grazalema (maridan bien como acompañamiento al escabeche), el tomato Kumato con queso pasiego (excelsa muestra de que queso y tomate son compatibles), los falsos gnocchis de queso Zamorano asados y con salsa de tomate trufada (un sencillo plato muy austero que vuelve a ensalazar el bizarro binomio queso-tamatuno) y los chipirones a la plancha con queso de Cantagrullas (que con algún trazo de comistrajo-recordemos que lleva queso fundido como relleno- se dejan comer muy bien y son un buen intento de la fusión desnaturalizada que supone pescado y la leche de una vaca fermentada), y los geniales helados de queso sólo servidos en este saloncito con jardín vertical y acustica a lo madrileño (con ruido extra). Todo un acierto las super mega ultra buenas tablas de queso, y la carta progresa muy acertadamente. Poncelet Cheese Bar. Calificación: 7,1. Tabla de Quesos: 7,7. Carta: 6,7. Decoración: 7. Servicio: 7,8.

KIT KAT EDICION LIMITADA JAPAN

Kit kat es una de las ambrosias más famosas de Nestlé, y consiste en una galleta en capas bañada en chocolate. En Europa sólo hay de chocolate normal y blanco, pero en Japón esta delicia se multiplica por mil con sabores tan geniales como el té verde, judia roja, pastel de queso y fresa, chocolate negro, wasabi… Tiene un packaging super bonito y unos colores increiblemente artificiales, con aspecto de barras de plastilina. Yo he probado la ambrosia de té verde y es una maravilla, pero un freak de youtube ha hecho una cata completa de todos los sabores. Son verdaderas joyas de dulce industrial y más buenas que otras barras de galleta bañada en chocolate hechas a mano. Se puede pillar por ebay. Calificación Kit kat japan limited edition: 8

CATA RONES SANTA TERESA SUPER PREMIUM

De la mano Néstor Ortega (Ingeniero Químico por la Universidad Simón Bolívar con un curso de negociación de la Universidad de Harvard. Maestro Ronero -Corporate Marketing R&D Manager- para Ron Santa Teresa y responsable de las áreas de Investigación y Desarrollo de la marca a nivel internacional), acudí a una cata en el genial marco del Club Allard de los tres rones ultra Premium de Santa Teresa: Bicentenario, Bodega Privada y 1796, todos realmente excelentes. Don Néstor dirigió la cata que posteriormente seria maridada con un espectacular menú preparado para la ocasión por Diego Guerrero. El mejor sitio y el mejor cocinero para potenciar al máximo este ron.

Bicentenario A.J. Vollmer®, el ron ultra premium de Hacienda Santa Teresa, cuenta con una madurez y suavidad insuperable. De producción limitada, pues solo se extraen 1.200 litros al año, se envasan en botellas numeradas que son firmadas por Don Alberto J. Vollmer, quien en 1955 continúa con la tradición familiar al fundar Ron Santa Teresa. De color caoba y sabor ardiente, este ron de colección cuenta con un sabor meloso, afrutado y un cuerpo robusto que deja un sabor en el paladar firme y armonioso (300€) La Bodega Privada de Santa Teresa® nace en 2002. Debido a la peculiaridad de sus vaciados, cuenta con una producción limitada, por lo que tan sólo 144 personas son propietarios de sus selectas barricas. En cada barrica se añejan un total de 300 botellas que sus propietarios pueden identificar y ordenar a su gusto durante tres años. En la Bodega Privada permanecen custodiadas las barricas propiedad de artistas, mandatarios, expresidentes, así como otros personajes de renombre (25.000€).

Ron Santa Teresa 1796 es un ron antiguo de Solera, elaborado a partir del método artesanal de dicho nombre. Una vez culminada su crianza en barriles, este ron es sometido a la segunda etapa del proceso de Solera, que es la crianza en toneles, la cual le proporciona un cuerpo maduro. A continuación, a una temperatura de -2º, adquiere su toque final en tanques aislados, dónde sus distintos componentes se aúnan formando un sabor perfecto. Color ámbar rojizo con olor afrutado y aromático, cuenta con un sabor meloso, también afrutado, con matices de madera y un cuerpo firme, delicado y aterciopelado. Ron Santa Teresa 1796® es perfecto para consumir en vaso corto, solo con hielo, o mezclado con agua. Es la versión más asequible del ron (34,59€). En definitiva tres joyas de Venezuela. Calificación Ron Santa Teresa: 8. Néstor Ortega: 7.8. Club Allard: 8

RON SANTA TERESA & ORIOL BALAGUER

Ron Santa Teresa, el ron más antiguo de Venezuela, acaba de lanzar una exclusiva colección de trufas heladas creadas por el reconocido maestro chocolatero Oriol Balaguer. Una edición limitada que combina el más puro chocolate negro con el inconfundible ron premium Santa Teresa Selecto elaborado con añejos de hasta diez años. Estas trufas, elaboradas con el cacao más puro de Venezuela, Cuba y Brasil, producen una sensación de dulzura y un toque amargo al paladar con notas de ron gracias a la perfecta fusión entre la suavidad aterciopelada de Selecto y la intensidad del cacao. Son perfectas para los adictos al chocolate, como es mi caso.

Las trufas heladas de Ron Santa Teresa creadas por Oriol Balaguer se presentan en cajas exclusivas, caracterizadas por el diseño y la elegancia de ambas firmas, de 16 unidades cada una. Y es que, cada bocado de estas delicias de chocolate muestra, una vez más, el lujo y la sofisticación de las creaciones de Oriol Balaguer. La colección estará disponible en las boutiques de Oriol Balaguer en Madrid y Barcelona los meses de mayo, junio y julio. Yo ya he comprado una caja (27,50€) para regalar a mi madre el día 6 de mayo. Son joyas comestibles para golosos, pues Oriol como Pierre Hermé, da al dulce el tratamiento de pieza única. Calificación Trufas Oriol Balaguer & Ron Santa Teresa: 7,8

ACEITE DOMINUS BY MONVA EN MERCATO BALLARO

La empresa aceitera Monva acaba de lanzar al mercado Dominus Cosecha Temprana. Es un monovarietal extraído a partir del zumo de una cuidada selección de aceituna Picual, con un perfil equilibrado y una potencia y complejidad de aromas que lo hacen único. El principal elemento diferenciador es el momento de recolección de los frutos, realizada a mediados del mes de octubre, seleccionando aquellas parcelas de la plantación que presentaban mejores resultados de calidad de aceite en las pruebas de laboratorio y cata. De la mano de la prestigiosa P&R Concha Marcos, acudí a una comida presentación en Mercato Ballaró con toda la intelligentzia de la prensa gastro convocada, encabezada por Capel (dio visto bueno a la labor de la familia Montabes Vañó), con la presencia de la gran señora del aceite Dª. Araceli Vañó y su hijo Luis Montabes Vañó, Director comercial de Monva.

Dominus Cosecha Temprana posee importantes cualidades nutricionales puesto que el elevado contenido en polifenoles de la variedad Picual, convierten a esta variedad en el monovarietal con perfil nutricional más destacado en cuanto a beneficios potenciales para nuestra salud. Para maridar el aceite el chef del Mercato Ballaró preparó un excelente menú usando este aceite: pane cunzato con alcachofas y salsa de anchoas y ajos tiernos (verdura crujiente, con el sabor multiplicado por diez gracias al aceite), timbal de verduras con salsa de judías blancas y butifarra siciliana (desgrasado y cocinado sin extra de aceite), busiati con maricos y algas (erizo, berberechos, mejillones suer frescos y pasta al dente bañados en Dominus) y lomo de mero con pesto de alcaparras y lentejas de Etna (exquisita combinación super mega ultra mediterránea uniendo Jaén y Sicilia en un plato). Todo muy correcto.

Esta fue mi cata de aceite: Aspecto: Intenso color verde, debido a su alto contenido clorofílico. Aroma: afrutado, con notas de hierba de tomate raf y, reminiscencias de anacardo indio y pepino francés. En boca: Denso y con cuerpo, de entrada suave con ligero amargo y picante progresivo. Limpio y elegante en su paso por boca, donde explotan las notas de frutado verde. Retrogusto: persistente y fresco. Un aceite de oliva virgen extra de altísima calidad perfecto para todo tipo de maridajes. Dominus Cosecha Temprana se incorpora de este modo a la oferta de Aceite de Oliva Virgen Extra de Monva, que comercializa también Dominus, Valle Mágina y Montabes, así como los aceites Oliver Petit Gourmet y Olivia Petit Gourmet,enfocados al público infantil y ecológicos. Calificación. Dominus Cosecha Temprana: 7,7. Mercato Ballaró: 7,3

CATA CERVEZA CASASOLA

De la mano del eficaz Pelayo Pintado de Globally, acudí a catar una de las cervezas artesanales Premium destinadas a convertirse en un must de la alta gastronomía y los maridajes de nivel alto. Se trata de la cerveza artesanal Casasola. Alfonso y Agustín Perdomo-Spinola Molero, fundadores de la marca, buscaron la inspiración para crear Casasola entre las mejores fábricas de cerveza artesanal de Italia, país pionero en la elaboración de cerveza gourmet. ¿Por qué Casasola es tan especial? Porque cuenta con una doble fermentación en botella capaz de generar unas burbujas carbónicas naturales, no añadidas artificialmente. Y porque, a diferencia de las cervezas industriales, el hecho de reducir el número de filtrados permite a la cerveza Casasola mantener muchas más propiedades nutricionales. Porque el agua que utiliza proviene de unos manantiales subterráneos de agua pura, que corren bajo el valle de Esgueva manando en Casasola.

Casasola cuenta con dos variedades especiales de cerveza: Benedictina y Silos. Casasola Benedictina es una cerveza rubia, de doble fermentación en botella, con doble malta, de cuerpo muy ligero y tonos florales, perfecta para degustar fresca en aperitivo o acompañando las comidas. Casasola Silos es una cerveza tostada, de cuatro maltas, con tonos cítricos y cuerpo mieloso. Contiene esencias de cáscara de naranja, nuez moscada, canela y miel producida en los panales de la finca Casasola. Tiene una suavidad extrema al paladar y posee excelentes cualidades para degustar con cualquier alimento por su discreto pero intenso sabor.

Cabe destacar su preciosa botella y su diseño de packaging, muy fino y elegante. Una de sus señas de identidad es la gran calidad de sus materias primas. Naturales y responsables con el medio ambiente. Gracias al clima típico del valle de Esgueva y a las posibilidades orográficas de la zona, tanto la malta, como la miel, o el agua del manantial, aseguran una extraordinaria calidad de la cerveza así como un sabor único. Además, ese prácticamente círculo cerrado de producción asegura los altísimos estándares de calidad objetivo de Casasola desde el primer momento. Y su gas no se va, con lo cual, una vez abierta se puede guardad sin problemas. Calificación Cerveza Casasola: 7,8.