DOM PERIGNON BY DAVID LYNCH

David Lynch ha probado de todo: fotografía, cine, música y ahora también el diseño de botellas de champaña. El reconocido artista ha plasmado su particular visión surrealista en un par de empaques y botellas de champaña de edición limitada de la marca francesa Dom Pérignon. Se trata de la champaña Vintage 2003 y Rosé Vintage 2000, las cuales, con la ayuda de su amigo y especialista en efectos especiales Gary D’Amico, Lynch logró vestir utilizando destellos de luz, cristales, máquinas de humo y antorchas. El resultado es un empaque oscuro y misterioso, una botella de colección cuyo torso lleva grabada la inscripción “Dom Pérignon by David Lynch” junto con la firma de este personaje único. Esta edición tan genial sale a la venta el 1 de octubre. El nuevo diseño fue presentado por Lynch recientemente en Los Ángeles (EE.UU.) junto con el chef de Dom Perignon Richard Geoffroy, a lo largo de una fiesta en la que se proyectó un cortometraje del también realizador y fotógrafo Luke Gilford. Fiestas fastuosas a las que he podido asisir en alguna ocasión. La caja de regalo es “como un Teatro Mágico, similar a lo que David Lynch podría haber imaginado. Unas cintas de seda en sus extremos levantan una cortina en el interior de la caja, con unas siluetas en claroscuro ‘lynchiano’ que anuncian un mundo donde el misterio es un juego”.

La colaboración con el cineasta no supone ninguna sorpresa –decía la marca francesa en un comunicado de prensa– ya que su mundo y el de Lynch tienen mucho en común, incluyendo “misterio, tiempo, intensidad, compromiso, una constante reinvención de sí mismos y por encima de todo, una absoluta fe en el poder de la creación”. Dom Pérignon y David Lynch protagonizan un encuentro entre dos mundos que tienen una fe absoluta en el poder de la creación. Como responsable de bodega y procurador de la Abadía de Hautvillers, Dom Pierre Pérignon dedicó su vida a una inquebrantable búsqueda: crear “el mejor vino del mundo”. Inspirado por este poder de creación, David Lynch, que trabaja en un estudio de California, diseñó diversos sets y compuso una curiosa escenografía para reinterpretar nuestra botella atemporal. De sus experimentos, nacieron una botella exclusiva y un estuche de regalo que revelan la intensidad, la luminosidad y el misterio de Dom Pérignon Vintage 2003.

David Lynch ha vestido diez Jeroboams (3L) de Dom Pérignon Vintage 2003, todos ellos numerados. Dos ejemplares fueron firmados a mano por el propio David Lynch. Para estas veinte botellas, David Lynch ha diseñado un vestido metálico que representa la sublimación de este magnífico juego de luces y sombras que dan toda su potencia, su misterio y su seducción a las fotos que ha realizado para Dom Pérignon. David Lynch y Dom Pérignon recurrieron al talento de Pierre Meurgey, uno de los grandes maestros orfebres de las artes de la mesa. Los diez vestidos de metal fueron realizados en su taller parisino, según las reglas y los procedimientos artesanales de un saber hacer a la francesa, heredero de una larga tradición. Estos vestidos finamente labrados envuelven el cuerpo de la botella y brillan con la misma pátina que su vidrio cepillado de color bronce para Dom Pérignon Blanc. Los vestidos también presentan, igualmente sublimados, los efectos de reflejos, profundidad y luces que intuitivamente puso en escena en sus fotos. Esta es una serie limitada exclusiva de 10 piezas, que serán vendidas únicamente bajo pedido especial a la Maison. Una añada de excepción para un packaging sublime. Calificación Jeroboams Dom Pérignon Vintage 2003: 8.

DARK REVELATION: DOM PERIGNON A DOMICILIO

Dom Pérignon presenta Dark Revelation, un sorprendente ritual de degustación del mejor champagne del mundo, creado para llevarse a cabo de una forma íntima, en la tranquilidad del hogar. Con este ritual, la Maison pretende desvelar de una forma poco habitual la personalidad de su última añada, el Vintage 2003, a través de una ceremonia de maridaje que sigue el compás de un color, un plato y un vino, todos inspirados en la paleta cromática de Dom Pérignon. Richard Geoffroy, creador de los vintages Dom Pérignon, ha seleccionado cinco maridajes exclusivos que se presentan en cinco etapas para hacemos descubrir la intensidad excepcional de esta nueva añada. Como todo lo que se le ocurre a este supraser del champagne la experiencia es de lujo extremo.

En cada maridaje, como si se tratara de una señorial partida de cartas, Dom Pérignon 2003 va desvelando poco a poco su juego: rico y redondo, táctil y tónico, mineral y yodado, enardecido a base de tensiones y vibraciones y, por último, con una energía rotunda y fresca. La Dark Revelation no se puede hacer en un sitio cualquiera: es una experiencia que se enmarca en lugares que la acogen calurosamente, como el calor del hogar. Pero una casa tope gama, con decoración exquisita y buen gusto por doquier. En una casa hortera de un nuevo rico todo el ritual quedaría mermado. Es un champagne sólo apto para sibaritas verdaderos y no para wannabies palurdos que tengan pasta. Proponne un mínimo de seis personas, aunque también se puede reunir a una docena de invitados, o incluso plantearse para un grupo más numeroso. Dom Perignon Dark Revelation. Precio: a partir de 2400€ para 6 personas. Calificación: 7,8

DOM PERIGNON ICONIC ROOM

La maison de champagne Dom Pérignon y Ramsés, han concebido Dom Pérignon Room, la única sala privada icono de la firma en España. Un espacio sólo apto para sibaritas, amantes de la exclusividad y expertos en lo exquisito. Se trata de una sala privada de aforo muy limitado, inspirada en los valores y savoir faire de Dom Pérignon, donde proponen un exclusivo menú degustación maridado con añadas especiales del considerado por algunos el mejor champagne del mundo, y un Champagne Bar. Acudí a dar fé de todo ello a compañado por saloneros deluxe de la talla de la cool hunter María Arcas, el director de la agencia Vida Austera Guillermo López, o la nueva Grace Jones de las pasarelas, la modelo Eulalie Martine.

El diseño del espacio, no será permanente, sino que irá cambiando en función de la añada que sea la protagonista ese semestre y que servirá como inspiración para recrear el ambiente de la Dom Pérignon Room. La primera añada en inspirar la sala es Dom Pérignon Rosé Wild 2000, y para vestirla han creado un espacio hiperfemenino, audaz y salvaje, como una elegante pantera negra. Un equilibrio perfecto de cálida madera y estilizado metal, unido a un juego de luces de baja intensidad, creando una atmósfera idílica, de lujosa contemporaneidad.

Este nuevo espacio de Ramsés se encuentra en la última planta y sólo se puede acceder previa cita y reserva, dado la exclusividad de la lujosa habitación champanera. Esta dirigido a un público de muy alto poder adquisitivo, gourmet y que se deja deslumbrar por este tipo de locales donde sólo pueden acceder unos pocos, además de garantizar una privacidad extrema. Será frecuentado por celebrities, deportistas de élite, modelos, empresarios, pero también lo podrá disfrutar la clientelas habitual de Ramsés, bastante pìja y de perfil alto. Lujo extremo en Madrid. Calificación: 7,8

CATA EN LA ABADIA DE DOM PERIGNON

Aprovechando mi reciente estancia en Paris para asistir a la soireé de “Dom Perignon Im Drinking stars” tuve la oportunidad de realizar una cata en la mismísima abadia donde el monje Dom Perignon inventó este método champagnoise tan preciado. Acompañado por las estupendas Carmen Duerto (experta en socialités), Aida Gómez (la prestigiosa y recia bailarina de danza española) y la eficaz rrpp de Möet, Inés Sainz recorrimos la coqueta abadía y el huerto con los viñedos centenarios del monje, que estaban ya un poco mustios la verdad… y que han quedado en plan atracción para los millonarios visitantes que pueden acceder a este exclusivo paraje.

Dentro de la abadía hay una libro de honor en el que firman toda las celebrities que por allí han pasado. El sitio es muy francés con parafernalia de Dom Perignon a gogo, desde una genial cristalería, pottery, estatuas del monje, taxidermias… todo austero pero con ese toque chic del lujo extremo y a la vez cierto regusto de ranciedad, que me apasiona. En otra sala nos esperaba el chef del cave de Dom perignon, Richard Geoffrey para dirigir una exquisita cata de la nueva joya lanzada recientemente, el Dom Pérignon Oenotheque 1995 Vintage.

En la cata este pro hombre del champagne nos desveló todos los secretos para poder obtener estos espectaculares resultados, que una vez se conocen dejan a otros vinos espumosos tipo el cava a la altura del betún. La etiqueta indica que una Oenotheque Champagne Dom Perignon Vintage alcanza su segundo pico de madurez, ganando fuerza y el cuerpo ideal después de 15 a 20 años de cosechar sus uvas. También hay casos en los que el champán alcanza su tercer pico, con una complejidad perfecta y admirable, después de 30 años de almacenamiento. Y el que decide cuando se alcanza ese punto de excelencia es este señor.

El Dom Pérignon Oenothèque 1995 tiene una frescura asombrosa de fruta y mineralidad. La nariz del Dom Pérignon Oenothèque 1995 ha desarrollado notas más oscuras y aromas más especiados. Esta fue mi cata: en nariz galleta de jengibre americana, cereza salvaje a punto de descomponerse, mermelada de tomate y un final cítrico, ahumado y tostado. En boca me pareció que densidad de la fruta refresca el paladar, con final mineral puro multiplicado por mil sabiendo que es carísimo. Para maridarlo es perfecto con caza y según me dijo Geoffrey es genial con unos buenos percebes. Calificación: Abadia; 7,3. Richard Geoffrey: 8. Dom Pérignon Oenothèque 1995: 8

CHRISTOFLE Y PERRIER JOUËT

Christofle, la maravillosa boutique de orfebrería conocida mundialmente, ha diseñado en exclusiva para Perrier Jouët una serie limitada de piezas, la colección Anémona-Belle Epoque, inspirada en la esencia de la Maison francesa, y se expone en su tienda de Jorge Juan hasta el día 20 de noviembre. De la mano de la gran señora Susana García-Patiño, directora de la tienda, tuve la suerte de poder ver una serie de piezas de edición limitada entre las que destacan una champanera de los años 70 en plan Courreges, la champanera Anémone-Belle Époque con mas de 70 horas de trabajo de los orbefres, un coqueto guarda-corchos del champagne o una champanera en forma de caracola de mar gigante que es un verdadero delirio modernista. Todo precioso.

Charles Christofle comenzó su carrera como joyero en París en 1830 y elevó su marca hasta hacerla habitual para la nobleza, hoteles de prestigio o para los restaurantes Premium de referencia (incluso el Titanic ó el Orient Express han sido testigos de sus productos) que hoy en día la reconocen como el “Rolls Royce” de la mesa. Muy bonita también una champanera estilo plisado diseño de estudiantes de una prestigiosa escuela de diseño industrial. Además han creado una colección para bebes con el icono trash Hello Kitty, que lo mismo lo encuentras en el Lidl que en esta tienda de lujo y que gusta a todas las clases sociales por igual democratizando gustos y tendencias.

Además de servir el champagne en estos maravillosos contenedores, hicieron un maridaje muy correcto con la marca de helados gourmet Movenpick, elaborados con una base de chocolate suizo y crema, que con champagne “Cuvée Belle Époque”, multiplica por cien todo su dulce aroma y sabor artesanal. Son unos helados muy chic que dejan a otros helados industriales americanos en un puesto bajo en el escalafón de los dulces. La gama Anémone-Belle Époque, última creación de la casa líder en la orfebrería de lujo, enfatiza el lujo que representa Perrier Jouët, una maison fundada en 1811 y que ha sabido elevar la elaboración del champagne a la categoría de arte. Colección Anémone-Belle Epoque@Boutique Christofle Madrid. C/Jorge Juan, 4. Tlf: 91 435 09 39. Mail: pavillon.madrid@christofle.com. Calificación Champagne: 6,7. Colección Anémone-Belle Epoque: 8. Helados Movenpick: 7