FARRANDEMORA VISTE DE HALLOWEEN EL WESTIN PALACE

exposicion-palace-hotel2

Tras Gastrodeidades, la última y más mediática expo del Westin Palace, vuelvo a vestir con mis obras el centenario hotel. He creado para el Halloween 2014 del Palace una imagen con referencias cinematográficas. Un homenaje al cine y las habitaciones de hoteles en el mundo del celuloide. He elegido hacer un guiño a Stanley Kubrik y su película El Resplandor, uno de los films que mejor ha retratado lo que es la parafernalia de un hotel, de un gran hotel como es el Hotel The Westin Palace. Un guiño al cine de Kubrik a través de una habitación (la 666) del Hotel Palace madrileño. Y un maridaje de dos hoteles míticos el Overlook de “El Resplandor” y el Westin Palace. Nada que ver con calabazas, brujas, muertos, esqueletos… para rendir culto a un Halloween mucho más sútil y sofisticado. Mi fotografía se titula “Overlook Palace Hotel. Habitacion 666” y se podrá ver desde el 31 de octubre hasta el 2 de noviembre en el Bar Museo del hotel, como un elegante guiño a esta celebración.

MENU NOCHEVIEJA 2012 HOTEL PALACE

Para despedir su centenarios el palace ha prepardo una gala de Nchevieja muy especial. La decoración la hace el artista Xavi Muñoz, con una instalación bajo la icónica cúpula de cristal del hotel en la que 1000 mariposas doradas suspendidas con nylon a través de una red invisible desde la lámpara central hacia las columnas reflejan la imagen del espacio provocando destellos luminosos. 100 de las 1000 mariposas vuelan con 100 llaves doradas, simbolizando los 100 años del hotel. En fin de año, Diego Guerrero, reconocido cocinero madrileño, chef ejecutivo de El Club Allard, biestrellado por la prestigiosa Guía Michelín, ha creado ocho sorprendentes platos para recibir el 2013 con lujo y glamour en el paladar.

La cena y fiesta estará amenizada con la música de los catorce artistas de la Orquesta Santiago que darán la bienvenida al nuevo año y tomando las tradicionales doce uvas. El espectáculo culminará con un recorrido por la música española, caribeña, internacional, así como los populares tangos, boleros y pasodobles de siempre. Acudí a dar fe de todo ello y probar las ambrosías diseñadas para el hotel por Diego Guerrero, que también se pasó por la exposición del fotos de los 100 años de hotel para ver mi reconocida y apreciada foto “Room 666″, por la cual me felicitó. Ya antes se había declarado fan de mis imagenes de Gastrodeidades. Y es que ambos somos admiradores mutuos de nuestro trabajo, lo cual me halaga sobremanera.

Caviar Per Sé (el antiguo caviar de Riofrio, casi casi parecido y a la altura del caviar ruso, presentado en una preciosa lata y con blinis y maridado con Champagne Laurent-Perrier Brut), Pez mantequilla con tres coliflores, tartufo y tobiko (una exquisitez con resabios japo y de la huerta española a modo de crema de coliflor que multipilcaba el sabor del pescado), Cocochas de salmón ahumado con caldo corto de azafrán, erizo de mar y aire de coco (una de las delicias dle club Allard adaptada al hotel), Donete de ternera y trufa (original forma de procesar la carne, muy arriesgada y que los cocineros del hotel resolvieron dentro de sus posibilidades pero positivamante)

Todo regado con un excelente Finca Montico  D.O. Rueda Bodegas Herederos del Marqués de Riscal, como postres la original Maceta de sacher y jengibre (como comerse una pequeña maceta) y La pecera (un vistoso y comercial postre con sus algas, coral etc,,, del que solo faltaba poder comer el cristal). Se trata de un menú muy espectacular que es perfecto placebo del maravilloso Club Allard, y que el propio Diego supervisó en persona para que la cocina del hotel lo realizase de la manera más fiel a la original ideada por el genio de Vitoria. Una manera muy lujosa para acabar en año y poner colofón a los cien años del Hotel, del cual tengo el gran placer de claborar con mis exposiciones de fotografía. Su año cien lo abrieron con mi exposición Gastrodeidades, y lo cierran con las ambrosias de Diego Guerrero. Un centenario prefecto. Nochevieja Hotel Palace: Calificación: 7,8. Menú Diego Guerrero: 7,7. Decoración: 7

EDOUARD LOUBET EN EL RITZ MADRID

Con tan sólo 22 años, Edouard Loubet comenzó a descifrar los secretos del paisaje provenzal a través de su cocina. Veinte años después y con dos estrellas Michelín en su restaurante Maison Edouard Loubet, el chef francés ha conseguido, con una cocina de exquisita sencillez y las materias primas más genuinas, convertir sus platos en auténticas melodías de sabores y aromas de la Provenza que cambian cada estación. Hasta el 25 de noviembre de 2012 el chef francés comparte fogones con Jorge González para deleitar a los clientes del restaurante Goya con una selección de platos elaborados con productos locales y de temporada del sur de Francia. A dar fé de todo ello acudí una vez más a los recargados salones del centenario hotel para probar este menú de una cocina francesa, que reinó en el siglo XX, pero que en el XXI ha quedado ya algo desfasada y entrado directamente en la categoría de Cocina Demodé, algo que no es ni bueno ni malo, tan sólo un hecho constatado.

Como buen chef francés Loubet usa las hierbas en sus guisos y aperitivos, como la tapenade de anchoas con verduras crudas (rollo entremés de pequeño hotel de campo gabacho); un trocito de pizza muy fina y crujiente con trufa negra de Claparedes (con un sútil y acertado toque trufado en formato aceitoso); una bolita de cordero empanado con mostaza de rúcula; otra de brandada de bacalao a la mejorana; y una tercera de pato ahumado con alcaravea (ambrosías de la campiña de la Provenza) en lo que bien pudiera ser entrantes del banquete de Asterix y Obelix. Regado todo con un vino blanco del propio chef (garnacha blanca, vermentino y rousanne), correcto y con una nariz de manzana Golden, Ruinart Blanc de Blancs y otro tinto de Loubet del 2006. Después una genialidad en forma de plato de zanahoria de Bonnieux en texturas: una baby a la brasa, trozos en crudo y marinados, jugo de zanahoria con flor de achillea, y puré de alcaravea, que brilló con luz propia al ser una barata, sencilla y humilde gastrofantasía de zanahoria, elevada a la categoría de delicatessen gracias a las hierbas de Druida del afamado chef. Después dúo de foie gras, confitado uno, a la sartén el otro con una acertada confitura de tomate verde que limpiaba el exceso de grasa del foie y un jugo caramelizado con licor de pino silvestre. Un clásico gastro-francés que dominan como nadie.

Luego una lubina salvaje, marcada en la plancha por un solo lado (al punto y super fresca) con una infusión ligera de salvia, una compota de acelgas y un chip de naranja que le daba un amargor muy Marquesa de Parabere (en definitiva este menu es un gran homenaje involuntario a la Marquesa y una exaltación de cuidado de la cocina viejuna). Para terminar, otro trozo de bosque en forma de plato (lomo de corzo con manzana blanca con un gratinado del abuelo Yvon), que prueba que la caza procesada de manera austera está bastante potable. El gratinado muy bueno pero un poco bomba… Como postre una genial trufa de otoño, chocolate Jivara, crema inglesa de tomillo y crumble de trufa (casi lo mejor del menú) que potenciaba el aroma de la ya quemada trufa en un excelente crujiente. Para el café unos divertidos marshmellows aromatizadosmcn trufa. En definitiva un chef dos estrellas cocinando a la manera francesa, en toda una oda a la cocina “french old school” pero, afortunadamente para los paladares y estómagos, más desgrasada y con un producto excelente. Edouard Loubet en Hotel Ritz. Calificación: 7,1

SUITES MEDITERRANEAS LE MERIDIEN BARCELONA

Las suites y el Spa en las plantas 6ª y 7ª del hotel Le Meridien Barcelona se acaban de reformar por completo siguiendo un estilo contemporáneo, vanguardista y único, que rinde tributo a los más altos cánones de diseño contemporáneo, combinando tradición y modernidad. Han hecho una preciosas suites con terraza y han dotado al hotel de un Spa que realmente necesitaba para ser uno de los tops de Barna por su super mega ultra céntrica ubicación. Tuve la oportunidad de ver con mis ojos todas la bondades de estas nuevas instalaciones y debo decir que son suites realmente espectaculares y con unas geniales vistas al corazón de la ciudad catalaña. Además el diseño de interior de Isabel López Vilalta hace que resulten todavía más elegantes.

Son suites de 70m2 con geniales vistas. Las suites Mediterráneas cuentan con terrazas de más de 50 m2, “rain shower” (ducha agua de lluvia) en los baños y un “Fatboy”, un asiento multiusos nuevo, fresco y dinámico. Amplios vestidores y la cama Le Méridien (super cómoda, doy fé)y están equipadas con elementos de alta tecnología como pantallas planas de 42”, iHome Ipad dock, TV en los espejos de los baños y calefacción por suelo radiante. Todo muy bonito con un lujo muy austero sin extridencias que hace de estas nuevas suites verdaderas joyas de un tipo de cliente con mucha clase, dinero de sobra, pero que considera la discrección y la tranquilidad cono un lujo extra, y no quiere ser reconocido como gente tope gama. La planta 6ª dispone de un completo SPA con dos salas de tratamiento, zona de pedicura + peluquería, sauna y baño de vapor además de solárium con zona de aguas. Un lujo para el centro de Barcelona en estas nuevas suites: Calificación: 7,6.

COMIDA POLACA EN EL HOTEL PALACE

Polonia por el tema del fútbol está de moda, y aprovechando este boom pretenden también promocionar su comida. Desde el próximo 14 de junio, The Westin Palace, Madrid y el Instituto Polaco de Cultura reciben a Janusz Korzyński, consagrado chef de la ciudad de Słupsk, que dará a conocer a Madrid un menú de alta cocina polaca, fusión de tradiciones y culturas de Centroeuropa. Acudí a la cata de este festival de comida polaca, confirmando mis intuiciones sobre su peculiar gastronomía. Y es que Polonia ha sido sinónimo de sopas a lo pobre, patatas guisadas, vodka, pan de centeno, viandas agrias… que en principio no resultan atractivas. Yo la tenía considerada como una de las cunas del comistrajo. El cocinero Janusz Korzyński, chef ejecutivo del restaurante de hotel The Westin Warsaw empezó su aventura con la cocina hace 30 años en su ciudad natal Słupsk, cerca de Gdańsk. Su talento y pasión por el universo de sabores le permitieron asumir el puesto de jefe del reconocido restaurante “Karczma Słupska” a la edad de 19 años.

Desarrolló sus conocimientos culinarios a lo largo de los viajes realizados por Alemania y Hungría e África del Norte. Al regresar, en el año 2003 recibió una invitación para ocupar el puesto de chef ejecutivo del restaurante de hotel The Westin Varsovia. Fue uno de los primeros cocineros polacos en implantar el estilo fusión, y tiene su mérito pues en ese país el lujo democrático es relativamente reciente. Acompañado de varios saloneros habituales del hotel, fuimos conejillos de indias de un menú toda una oda al comistrajo, que hacen realidad mi teoría de que es un género gastronómico de primer orden, que puede estar muy comestible para según que paladares. Arenque tradicional polaco en adobo de canela, jengibre y clavos, confit de cebolla roja y arándano (en una mezcla de agrios rarísima que o entusiasma o se aborrece), Queso polaco “oscypek” a la parrilla servido con bacon crujiente, jalea de hidromiel y confit de arándanos (otra fusión según se entiende en Polonia… muy austera y reivindicando la deliciosa “cocina de la miseria” del periodo de entreguerras)

Seguimos con una Sopa agria de harina de centeno con jamón ahumado, huevos y verduras (una oda con mayúsculas al comistrajo en positivo, servida en un pan, con tropezones a gogo, un original sabor agrio super polaco y un aspecto de sopa de post-guerra que me encantó..para hacer fotografías), filete de bacalao cocido al horno con níscalos cocidos a fuego lento con habas y puré de alcachofas y Filete de solomillo de ternera en adobo de hierba de bisonte servido con verduras de raíz asadas, patatas al horno con especias y salsa de boletus (muy correctos y excelsas muestras del alta cocina del país de los Papas), y de postre un super mega ultra dulce Pastel de chocolate y pan de jengibre con confitura de tomates, frambuesas y jengibre. Un menú que hará las delicias del más experimentado de los cocinillas, que guste de fusiones ligeramente forzadas pero apetecibles y sabrosas para sus paladares, con lo cual le auguro un gran éxito en el estupendo restaurante del Palace. Aconsejo maridarlo con el excelente vodka polaco Sobieski, que ayuda a limpiar los deliciosos sabores de la comida polaca de lujo. Calificación: 6,7.Precio por persona: 55€. Sólo cenas: jueves, viernes y sábado.

RESTAURANTE VILLAMAGNA

En Semana Santa una de las mejores opciones para cenar en el vacio Madrid fue la del Restaurante Villamagna, ubicado dentro del hotel del mismonombre, cuyo equipo diseñó un menú especial Semana Santa con unos platos de cocina moderna inspirados en las recetas tradicionales de se periodo santo. Tras la marcha de Eneko Atxa, el restaurante ha seguido a la altura dirigido por el chef ejecutivo del hotel de una manera muy correcta, y realmente a un nivel alto a pesar de tratarse de un chef no mediático. Y es que la presencia de un chef rockstar no garantiza el buen comer, y si mucha presencia de comistrajos 5 estrellas en muchas ocasiones.

Acompañado por el prestigioso chef belga, maestro de chocolate y la respostería Juan Carlos Boucqué, pude dar fe de todo ello, gracias a un excelente menú, un servicio muy eficiente, una decoración nada agresiva y un ambiente de lujo asequible tranquilo y señorial. El menú consistía en un Huevo Poche con esparragos y crema de trufa (reinterpretación del típico guiso de vigilia, pero en positivo, con trufa no invasiva de sabores y espárragos crunchy), Morro de bacalao confitado en aceite de oliva Arbequina, espinacas y hummus (pieza de bacalao procesada con un excelente aceite, con exquisitos matices de Potaje deconstruido, que de un gran comistrajo como el tradicional potaje de semana santa, convirtió un austero y delicioso plato que me reconcilió con este guiso tan extremo, demostrando que los mismos ingredientes procesados de forma inteligente pueden multiplicar por mil su sabor).

Continuamos con Barón de cordero Pascual y alcachofas tiernas a la mostaza (bien asado y sin ese típico y desagradabe sabor a oveja que a veces se encuentra en algunos asadores de cordero) y como postre un homenaje a las Monas de Pascua catalanas en forma de Huevo de Pascua relleno de chocolate y Huesos de santo. Un menú que elevó la gastronomía de Semana Santa a cotas muy altas. Tras la opípara cena nos tomamos una Gin Tonic Perfect Serve en el Magnum Bar del hotel, y nos tomamos allí el estupendo detalle que tuvieron con nosotros: una cajita con el logo del hotel llena de Macaroons, a la altura de los de La Duree. Todo muy bien en el Hotel Villamagna. Calificación: Restaurante Villamagna; 7,6. Magnum Bar: 7.6. Servicio: 7,7.

SAMANTHA DE ESPAÑA & BEST BUDDIES

Anthony Kennedy fundó la ONG Best Buddies porque su tía Rose era discapacitada. De ahí que su madre Eunice, creara los Juegos Olímpicos Especiales y su tío JFK hiciera una ley muy avanzada para proteger sus derechos. Esa organización ha ido extendiéndose por el mundo hasta llegar a España. Básicamente consiste en integrar a las personas que tienen disminuidas sus capacidades intelectuales, en la vida de los que no tienen esa limitación. En España esta institución es de las favoritas de las socialités, con la cual han organizado multitud de actos; desfiles de moda, partidos de futbol y otras actividades lúdicas de integración.

Pionera en la creación de servicios de catering en nuestro país. Samantha Vallejo-Nágera, más conocida como Samantha de España, es un must en el mundo social de la comida. Samantha propone recetas fáciles, asequibles, sanas, económicas y prácticas, con un estilo diferente y divertido. Esta gran mujer, mezcla de Martha Stewart, Elena Santonja, Mayte Commodore y Pilar Primo de Rivera, es pionera en la creación de servicios de catering en nuestro país. Más conocida como Samantha de España, ha creado escuela y se ha convertido en una referencia indispensable en el mundo de la gastronomía de orden. Siempre se ha acordado de los más desfavorecidos donando parte de sus beneficios a caridad.

El pasado viernes 20 de enero The Westin Palace, Madrid organizó una divertida actividad de socialización con el grupo “Ciudadanos” de Best Buddies. Tras atender a la prensa en mi expo del hotel, no pude dejar de acudir a una organización con la cual también colaboro. La actividad consistió en una clase de cocina con Samantha de España seguida de una sesión de “Chucheterapia” por Sweet Design. También disfrutaron de un merienda preparada por el equipo de cocina del Palace. Samantha Vallejó-Nágera, muy implicada en este tipo de acciones benéficas, ejerció como gran cocinera enseñando a estas personas con discapacidad a hacer una rica tarta en el hotel. Una tarde muy genial con Best Buddies. Calificación Samantha de España: 7,5, Best Buddies: 8