BUÑUELOS AMERICANOS

bu Para Halloween 2014 José Fernández, maestro pastelero de Nunos Pastelería, ha querido fusionar dos tradiciones. Por un lado, la tradición española de tomar buñuelos para la Fiesta de Todos los Santos que se celebra el 1 de noviembre y por otro la tradicional fiesta americana de Halloween tan extendida ya en nuestro país y que se celebra la noche del 31 de octubre. Ha reproducido los postres y dulces típicos americanos como el brownie, el apple pie, el cupcake, el donut, el carrot cake y el donut en forma de bocado.
bu1 También ha querido homenajear a la famosa hamburguesa y hacer un guiño al emblemático sándwich relleno de mantequilla de cacahuete con sirope de arce y así, sin miedo, ni terror, este año ha elaborado ocho tipos de buñuelos. Un buñuelo en forma de donuts, un buñuelo que nos recuerda una hamburguesa, un buñuelo imitando un sándwich relleno de mantequilla de cacahuete, un buñuelo en forma de cupcake, un buñuelo relleno de tarta de zanahoria, un buñuelo relleno de cheesecake y un buñuelo de brownie. Un delirio para los yonkies del ázucar.
bu2

BRITISH TAPAS by BRISTOL BAR

BR2Bristolbar, presenta las ‘Great British Tapas’: una fusión entre los platos más auténticos de la cocina de Reino Unido y las tapas, el formato de comida más típico de nuestro país. El resultado es una gama de aperitivos que tienen el propósito de descubrir a público madrileño la idiosincrasia culinaria inglesa con un tamaño conocido, asequible y apetecible, para borrar la fama de comistrajo de su gastronomía. Estas ‘tapas británicas’ se pueden maridar con la potente propuesta mixológica con la que cuenta el bar más british de la capital.

BR1

El plato de comida rápida más clásico de las calles de Inglaterra, Fish and Chips, se presenta en tempura y sobre una tosta con puré de guisantes a la menta. El Cornish Pasty, una empanada inglesa originaria del condado de Cornualles, se prepara a tamaño mini y rellena de ternera, patata y nabo. También hay una receta alemana que los ingleses adaptaron a sus ingredientes creando el plato ‘cerditos en mantas’ (Pigs in Blankets), es decir, salchichas envueltas en beicon. De la India británica, ya que muchos creen que su origen se produjo en la colonización, se ofrece una brocheta de pollo marinado al estilo tikka: el Chicken Tikka. Y no podía faltar el Roast Beef, el asado de ternera inglés por excelencia, que se acompaña de salsa Horseradish. Un repertorio de tostas, empanadillas y pastelitos que engloban de forma muy ocurrente los platos más tradicionales de la gastronomía inglesa. Calificación: 7,3

BR

BUÑUELOS 2012 by NUNOS PASTELERIA

Este año, los buñuelos de Nunos Pastelería (un clásico del barrio de Salamanca) están inspirados en las golosinas que todos los adictos al azúcar toman. Así, sabores tan actuales como el regaliz relleno, los chupachups, que con su palito revolucionaron el mundo de la golosina y que ahora permite tomar el buñuelo sin mancharse los dedos, el chicle o las gominolas, pasando por pequeñas obras de arte, como la reinvención del algodón de azúcar, hasta llegar a la adaptación de las galletas Oreo, los Conguitos o los Lacasitos, hacen que esta colección de buñuelos 2012 no deje indiferente a nadie por su colorido,formas, sabor y calidad, leit motiv del maestro pastelero José Fernández en cada una de sus creaciones. Mini bombas de zúcar sofisticadas y deliciosas.

Además de los sabores clásicos, que por la selección de las mejores materias primas pueden parecer nuevas creaciones, el nivel de exigencia de aquellos que se acercan a la Calle Narváez, 63 de Madrid, hace que en Nunos se junten más de 40 tipos de buñuelos. Entre los estrictamente tradicionales de nata, crema pastelera, batata, cabello de ángel, chocolate o dulce de leche, hay que sumar los que ya se han convertido en clásicos de Nunos: la selección de buñuelos de chocolate, como los buñuelos de Crema de Chocolate de Venezuela a con leche al Caramelo a la Flor de Sal o el de Brasil con café de Colombia, además de los distintos buñuelos con chocolates de orígenes ya imprescindibles para los clientes de Nunos.

El prestigioso chef de repostería José Fernandez ha epatado con sus creaciones esféricas en forma de buñuelo como son los de Crema Soflamada al Azúcar Cassonade, de Limonchelo, yogur Búlgaro con Arándanos, Marron Glacé, buñuelo relleno de Praliné de Avellanas o de auténtica Crema de Frambuesas. Además de buñuelos, en Nunos Pastelería, tienen postres típicos de la festividad de Todos los Santos como los Panellets o los Huesos de Santo que este año, además de los sabores más tradicionales como el Cabello de Ángel, Batata, Dulce de Leche, Limón o Yema, los Huesos de Santo de Mazapán relleno de Fresa, el Hueso de Santo relleno de Ciruela, el de Praliné de Coco, el de Mantequilla de Charence, el de Pistacho, el Hueso Bombón, el de Crema de Mango, el de Leche Merengada o los bañados en chocolates de origen de Haití, Venezuela, México, Tanzania, Santo Tomé y Madagascar. Ambrosias para Halloween de las que no me pienso privar. Pastelería Nunos. C/Narváez 63. madrid. Calificación: 7,6

CHIFA

En Madrid el concepto Dinner es algo relativamente nuevo y poco conocido. Es un pequeño espacio donde poder comer y beber de manera informal, pero con bastante calidad y a buen precio. A este estiloso carro se ha subido el recién inaugurado Chifa, que se puede considerar como un Dinner en toda regla. Chifa no es otra cosa que un homenaje al encuentro entre las gastronomías de América –de Perú, esencialmente, pero también de México y otros países del continente– y Asia. Todo ello, pasado por el tamiz de la filosofía culinaria de Estanis Carenzo, que parte de la ortodoxia y se vale de la excelencia de las materias primas para concebir este marvilloso local que recoge toda la coctelería y la gastronomía de Sudestada (ahora en Ponzano y antes en esta ubicación). No faltan en Chifa delicias del mestizaje chino-peruano, ambrosias de resonancias filipinas o maridajes de la gastronomía americana desde el Río Grande hasta Tierra del Fuego.

Tengo que destacar el genial escabeche flipino de bonito (excelsa muestra de la fusión de este diner y de lo que debe ser un buen escabechado), el cuadril salatado (que gracias a la maduración de la carne 60 días-algo muy dem oda ahora en alta cocina quizás para aprovechas las nodades de la carne cuasi podrida-convierte el extremo comsitrajo peruano del lomo saltado en una delicatessen), el cebiche algueado completo (la adición de algas le da un toque que multiplica los sabores de la corvina al igual que el macerado, perfecto, en su justa medida), y la parihuela japonesada (un genial plato de fusión chifa en estado puro que mezcla lo imposible para conseguir una ambrosía).

Por poner algún pero, lo más flojo la ocopa negra con huevo de té (reinterpretación del recalcitrante comistrajo campesino peruano “patatas a la huancaina”, que demuestra que hay comistrajos imposibles de arreglar a pesar de las buenas intenciones). Pero con no pedirlo ya está… Para beber la estrella es el adictivo cóctel de la casa –híbrido de batida y mojito, con cachaça, limón, maracuyá y menta– y cuenta con originales infusiones y una carta de vinos somera y atractiva, con referencias del amplio viñedo global. La tendencia del Dinner como ”before” del copeteo nocturno es un “must” en el Madrid moderno. Chifa.Calle Modesto Lafuente, 64. Abierto de lunes a sábado de 13.30h a 16.00 y dos turnos por la noche, a las 20.30h y 22h. Teléfono: 915347566. Calificación: 7,8. Fusión:7,9. Decoración: 7,4, Servicio:7,8. Calidad-precio:8

PONCELET CHEESE BAR

Cheese bar es uno de los sitios por excelencia para tomar queso. Su flamante barra, es perfecta para disfrutar de una copa maridada con exquisitas tapas de queso. Nacido en época estival, Cheese Bar quiere convertirse en un espacio en el que luchar contra las altas temperaturas mientras se descubren nuevas opciones gastronómicas relacionadas con el mundo del queso. Partiendo de la base de que el queso es algo bastante asqueroso (si pensamos en su textura, su olor y la manera en la que se obtiene) realmente es una ardua tarea integrarlo y maridarlo con según que cosas… como el pescado por ejemplo. Y en ese intento de vencer la parte gastronómicamente oscura del queso, están los promotores de este bonito local, conscientes de ese gran problema, revisando (para bien) su carta e incorporando geniales tablas personalizadas.

Las tapas son versiones reducidas de los platos que han acumulado tanto éxito durante los pasados meses e incorporan también nuevas creacioness del chef Francisco Pajares. Ofrecen además una tapa de quesos, compuesta por tres tipos de queso seleccionados diariamente por los Maitres Fromagers (lo hacen estupendamente viviendo toda la parafernalia quesera como si de una ceremonia se tratase). Un recurrente piscolabis que resulta óptimo para comer o cenar por un precio de entre 14 y 16€ degustando, por ejemplo, dos tapas y una bebida. Una opción positiva para ir cenar a base de quesos cortados, servidos y maridados perfectamente bien. Vamos, con una tabla y un vino sales de allí felizmente rodando calle abajo…

Cheese bar destaca también por sus desayunos, su zona de copas con una carta de vinos y destilados Premium especialmente pensada para tomar con queso, y su preciosa biblioteca donde poder descubrir todos los secretos del queso leyendo sus libros. Pero quien no quiera una tabla, puede probar la nueva carta. Muy pulida e integrando el queso de manera fluida y discreta, evitando asi que la fusión sea forzada. No olvidemos que la presencia de queso en un plato es uno de los garantes del comistrajo, y es dificil tratarlo correctamente en cocina. Llegué mentalizado para catar comistrajos queseros (armado con una sobrecito de Sal de Frutas Eno de naranaja que es mi kit de supervivencia para esos restaurantes de Dios), y me soprendieron gratamente los nuevos platos, que armonizan con el queso sin meterlo con calzador. No hizo falta sacar mi armamento secreto de bicarbonato orange.

Destaco de su carta los lomos de sardina Parrocha en escabeche suave con bastones de queso Grazalema (maridan bien como acompañamiento al escabeche), el tomato Kumato con queso pasiego (excelsa muestra de que queso y tomate son compatibles), los falsos gnocchis de queso Zamorano asados y con salsa de tomate trufada (un sencillo plato muy austero que vuelve a ensalazar el bizarro binomio queso-tamatuno) y los chipirones a la plancha con queso de Cantagrullas (que con algún trazo de comistrajo-recordemos que lleva queso fundido como relleno- se dejan comer muy bien y son un buen intento de la fusión desnaturalizada que supone pescado y la leche de una vaca fermentada), y los geniales helados de queso sólo servidos en este saloncito con jardín vertical y acustica a lo madrileño (con ruido extra). Todo un acierto las super mega ultra buenas tablas de queso, y la carta progresa muy acertadamente. Poncelet Cheese Bar. Calificación: 7,1. Tabla de Quesos: 7,7. Carta: 6,7. Decoración: 7. Servicio: 7,8.

SERTINA: DELIRIO GOURMET DE POLLO Y VISCERAS

La “Polleria next generation” Sertina acaba de renovarse. Es una pollería de toda la vida que ahora ha dado un salto mortal hacia el mundo del diseño. La tienda de La Vaguada, en la que Sertina ha hecho su mayor apuesta desde su apertura en 1983, ha sufrido un cambio radical, modernizando su imagen y ofreciendo un amplio espacio adecuado a las nuevas necesidades de negocio. Para el cambio de imagen han contado con la colaboración de Gabriel Corchero Studio (autores del precioso Cheese Bar por ejemplo) que ha creado una imagen muy moderna, colorista, logrando cambiar el concepto que hasta ahora se tenía de las pollerías tradicionales, quitando ese aire matarife de exposición de naturalezas muertas.

Una de las principales diferencias es la inclusión de una cocina visible para todos los clientes. En ella, su cocinero, Javier Díaz Fernández, prepara al instante para el cliente cualquiera de los productos frescos recién comprados en la tienda. La mejor selección de despieces y aves como los pollos de Las Landas, los ecológicos, el pollo Lumagorri, de Bresse, codornices de campo, coquelettes, pintadas o pichón, y un largo etc. También gran oferta de casquería, huevos y productos de temporada como la caza, así como sus exclusivos elaborados de receta propia, como supremas de pollo de corral o muslos rellenos, así como una cuidada selección de huevos y toda la propuesta de platos para llevar.

En este espacio showcooking, el restaurante Sudestada, preparó tres delicias de casquería: Lumpiang frito de mollejas de lechal, Riñones de lechal asados con nam prik picante y Curry de lengua de vaca con tomates y patatas. Un delirio de pollo y vísceras. También la manera de presentar todo este “pollerío” ha cambiado radicalmente, con las imágenes artie de la fotógrafa Rosa Veloso, que ha elevado a la categoría de joya unos siniestros pollos muertos. Además la calidad del producto de Sertina está a la altura de otras pollerías Gourmet como Hermanos Gómez. Doy fé. Calificación: Polleria Sertina: 7,8.

RON SANTA TERESA & ORIOL BALAGUER

Ron Santa Teresa, el ron más antiguo de Venezuela, acaba de lanzar una exclusiva colección de trufas heladas creadas por el reconocido maestro chocolatero Oriol Balaguer. Una edición limitada que combina el más puro chocolate negro con el inconfundible ron premium Santa Teresa Selecto elaborado con añejos de hasta diez años. Estas trufas, elaboradas con el cacao más puro de Venezuela, Cuba y Brasil, producen una sensación de dulzura y un toque amargo al paladar con notas de ron gracias a la perfecta fusión entre la suavidad aterciopelada de Selecto y la intensidad del cacao. Son perfectas para los adictos al chocolate, como es mi caso.

Las trufas heladas de Ron Santa Teresa creadas por Oriol Balaguer se presentan en cajas exclusivas, caracterizadas por el diseño y la elegancia de ambas firmas, de 16 unidades cada una. Y es que, cada bocado de estas delicias de chocolate muestra, una vez más, el lujo y la sofisticación de las creaciones de Oriol Balaguer. La colección estará disponible en las boutiques de Oriol Balaguer en Madrid y Barcelona los meses de mayo, junio y julio. Yo ya he comprado una caja (27,50€) para regalar a mi madre el día 6 de mayo. Son joyas comestibles para golosos, pues Oriol como Pierre Hermé, da al dulce el tratamiento de pieza única. Calificación Trufas Oriol Balaguer & Ron Santa Teresa: 7,8