TORTILLAS ROSA CHICLE

Siguiendo con una nueva entrega de la exitosa sección “Recetas Farrandemora” presento la nueva tendencia en la cocina fashion: las tortillas de colores. En este caso se trata de una tortilla rosa chicle de setas de cardo, carabineros y el verde de cebolletas. Primero se hacen las setas con ajo, perejil, jengibre fresco, cuando están ya sudadas se les añade un chorrito de Vodka Larrys (uno de los mejores tanto para coctelería como para cocina) y se dejan 5 minutos más a fuego fuerte. Se cogen cuatro huevos se baten y se les pone una punta de cuchillo de colorante rojo indio (para obtener el color rosa chicle hay que poner muy poco). Lo venden en Lavapiés y en la India.

Se corta la parte verde de una cebolleta en trozos verticales tipo hilos y se doran vuelta y vuelta con los carabineros. Al huevo ya rosa se le añade lo de dentro de las cabezas de los carabineros. Se mezcla todo y en una sartén caliente con aceite de oliva se hace la tortilla de la manera tradicional. En este caso fue de color rosa, pero puede ser azul, verde, naranja… Lo mejor es hacer varios colores y luego formar un pastel de tortillas arco iris. Estas tortillas coloreadas son tendencia absoluta en cocina. Mejor dicho van a serlo en breve. Calificación Tortillas de colores: 8. Larrys Vodka: 7,3

AUSTERO PIZZA BREAK

Retomando la sección “Recetas Farrandemora”, una de las recetas de fondo de nevera es la pizza al estilo napolitano, con la masa fina, aceite oliva y verduras varias. Siguiendo la indicaciones de la gourmet y fotógrafa Rosa Veloso (en su faceta Simone Ortega post moderna) improvisamos una genial cena con un presupuesto de 2,5 euros, que es lo que valen la harina, levadura, queso parmesano, tomates raf, berenjenas chinas y cebolleta silvestre que lleva como ingredientes. Para la masa se mezcla harina, agua y levadura, se deja reposar media hora y se amasa hasta que este blanda pero sin llegar a apelmazarse. Luego con un rodillo se deja muy fina en plan calzone, en una mesa rociada de harina para que no se pegue.

Mientras “el alien” crece se pre-calienta el horno a 220 grados con los tomates raf cortados a la mitad, y en una sartén de hierro se rehoga la cebolla y la berenjena china. Una vez todo en su punto, se echa encima de la masa previamente pintada en aceite de oliva con un pincel, se añade el queso y como “final touch” se riega todo con aceite de oliva mecerado con un poco de orégano y albahaca frescos. Se mete en el horno unos 20 minutos y listo. Se marida con una coca cola light on the rocks, o con un vino blanco frío. Un Pizza break austero y muy rico. Calificación Pizza a lo Rose Veloso: 7,8

DESPOJOS DE VERDURA: TRONCO CHINO

Una de las verduras chinas más delicadas es paradójicamente un despojo de verduras. Se trata del tronco de lechuga chino, que es la trufa de las verduras. De apariencia muy sórdida y siniestra, pues parece que es algo para tirar, este tronco encierra en su interior una genial verdura que al cortarla suelta una sabia blanca de un intenso olor y una textura viscosa. La última tendencia en verduras es usar los desperdicios verdes (pieles, tallos, fibras, troncos, flores, hojas…) al igual que se usan visceras, casquería de otros animales de mar y montaña.

Esta delicattessen verde se cocina como una verdura más y es excelente (según la china del supermercado que me lo regaló, porque nadie los consume) para mezclar con carnes al estilo chino. Yo lo preparé a mi manera, en un wok con un bosque verde de chinese greens como kay lan, choy sum, apio, ajo, jengibre fresco, con aceie de oliva. A mitad de la cocción le añado un chorro de vinagre de arroz y lo dejo rehogar un poco más. El tronco da un sabor extraño y característico como hace la trufa a otros guisos. Es una verdura de lujo sacada de un despojo. Tronco de lechuga china. Calificación: 7,8

DIETA GYM FARRANDEMORA

Mucha gente se preguntara ¿cómo hará Farrandemora (con todo lo que come) para tener un cuerpo tan aceptable a sus treinta y tantos? la respuesta es muy sencilla, sobrevivo a tanto comistrajo de los restaurantes de lujo y me conservo totalmente “fit” gracias a dos cosas: hago deporte (natación tres veces a la semana y pesas 4 veces) y sigo una dieta más o menos estricta cuando estoy en casa. Como mi objetivo es ganar músculo he de tomar bastante proteina, y para no engullir la comida como si fuera una medicina después de entrenar he ideado una dieta gourmet (aparte de tomar batidos de proteina y algo de creatina antes y depués de entrenar)

Nada de horribles barras de pavo procesadas, o insípidos filetes de pollo, he optado por latas de navajuelas chilenas o almejas (Lidl 1,15€), latas de atún natural (de marca blanca), mejillones frescos y luego ventresca de atún, pez espada, o cualquier pescado fresco a buen precio, dado que como hay que comer tantas veces al día, si no se mira el monedero al final te gastas una pasta a costa de ir al gym. Una dieta no profesional que me va bastante bien… se puede ver en las fotos. Para no convertirse en un crítico fondón y tripero de los que circulan por los salones gastronómicos este es el truco.

RECETARIO FARRANDEMORA

solo.jpg

En esta sección daré rienda suelta al “don de cocina” que creo poseer. Esta receta es fácil (apta para torpes) y perfecta para cenar en plan informal y rápida. Es un pincho de solomillo de cerdo a las especias árabes con pimientos de padrón y queso Chedar sobre un pan de aceituna. Ingredientes: Solomillo de cerdo fresco, especias árabes Ras el Hanout (se encuentran en Lavapiés y lleva curry, cilantro, comino, pimentón…), pimientos de Padrón (en el Lidl 1,20€ el paquete), pan de trigo de Liguria de aceitunas (lo compré en el Lidl por 1€), unas lonchas de queso Cheddar, sal gorda y aceite de oliva. Es muy fácil, se fríen los pimientos en el aceite de oliva virgen extra, se retiran una vez hechos y en ese aceite se hacen los solomillitos (cortados gordos) que previamente se han sazonado con las especias (a fuego muy alto para que queden dorados por fuera y semi crudos por dentro). Se parten los trozos de pan de aceituna y encima se pone una lámina de queso, los pimientos y el solomillo. Se remata con un toque de sal gorda. Así de fácil.