HIPOFAGIA

Continundo con la serie “Alimentos extraños” hoy analizaremos la carne de caballo. El consumo de carne de caballo por el ser humano se conoce con el nombre de HIPOFAGIA (del griego hipos=caballo y fagia= comer)

caba2.jpg

Está muy extendido por Egipto, Grecia, Rumania, Francia, Alemania, China, Mongolia, Medio Oriente y muchos países africanos, sin embargo, en Europa hubo una restricción muy fuerte del consumo de carne de caballo como consecuencia de la aparición del cristianismo, ya que la Biblia la consideraba como impura toda carne que no proviniese de animales de cuatro pies que tuviesen la uña dividida, el pie ahorquillado y rumiasen, y por tanto eran excluidos el caballo, el mulo y el asno. El Papa Gregorio III fue famoso por su cruzada contra la hipofagia, estableciendo que era execrable el consumo de carne de caballo e inmundo quien lo practicara. Otro motivo por el cual existen prejuicios en el consumo de carne de caballo es por circunstancias análogas a la repulsa que el hombre siente por el consumo de la carne de animales de compañía, de ciertas aves como las rapaces, insectívoras, etc.

caba.jpg

Entre las características de esta carne podemos mencionar su bajo contenido en grasas, su consistencia aceitosa y color amarillento con elevado porcentaje de triglicéridos de ácido oleico que determinan su alta digestibilidad, y que rodean los fascículos musculares, sin mezclarse con las fibras y su alto contenido de glucógeno, que le otorga un sabor dulzón. En churrasco, en hamburguesa, en empanada, o meat balls… esta bastante buena y con un peculiar sabor a… caballo. Lo mejor es no pararse a pensar en escenas idílicas de caballos pastando por verdes prados a lo Holly Humper y dejar salir el carnivoro que todos llevamos dentro. Tampoco conviene dejar muchos días la carne sin consumir, pues coge un olor bastante fuerte, un color todavía más oscuro, suelta un aceite muy casposo, que la verdad se te quitan las ganas. No recomiedo tampoco congelarla pues el olor nauseabundo termina por aparecer. Ni tampoco freirla ni cocerla, pues suelta mucho liquido y salen como cuagulos de esa materia orgánica equina. En realidad es lo más parecido a la carne humana que se puede encontrar en el mercado.

carnecab.jpg

Por lo demás está muy buena. Además las carnicerías de caballo, como las casquerías, con lugares especialmente siniestros, que no atraen a las marujas, sino a freakys de la gastronomía y amantes de lo bizarro, y es bastante divertido ir a la compra de esta carne. Yo compré hace poco en un viaje a Castellón churrasco y hamburguesas y los hice a la parrilla. Lo acompañé con mojo de cilantro canario y papas arrugas. Desde aquí un voto a favor por la hipofagia. Super a favor.

Un pensamiento en “HIPOFAGIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s