MODA AUSTERA PARA SOBREALIMENTADAS

fajas1.jpg

La sobrealimentación fue algo común en la época de los sesenta y setenta, y dió lugar a que las madres, por miedo a que sus hijas quedaran muy esmirriadas, atiborraran a sus retoños con comida a todas horas, incluso llegando a utilizar métodos tan extremos como el meter el alimento por un embudo hasta que tragaran todo. Como consecuencia de este fenómeno de las “sobrealimentadas” nació toda una nueva generación de mujeres con dimensiones extra-large. Hoy en día, y tal y como están las cosas, se hubiera considerado un maltrato infantil. Pero nada más lejos de la realidad, porque ese abuso de la comida dió lugar a una bella raza de mujeres enormes. Conviene no confundir la obesidad mórbida con esta mutación de la belleza femenina que incluso ha creado tendencia en la moda. Prueba de ello es la bizarra tienda única en toda España “Corsetería La Latina”, que se ocupa de fabricar tallas especiales para sobrealimentadas.

fajas3.jpg

En esta tienda, hay tallas de sujetador, fajas, bragas, camisones, pijamas, batas… para resaltar la figura de este tipo de mujer estilo Botero que por lo ancho y lo alto quedan fuera del mercado standard y necesitan prendas gigantes. No esta dirigida ni a mórbidas (las dependientas declaraban estar en total contra de la operación de reducción de estómago, alegando un rotundo y siniestro: “no es definitiva”), ni a siliconadas (no creo que Sabrina Salerno, Alaska, Sabrina Sabrok, Yola Berrocal o Lolo Ferrrari encontraran nada en los austeros modelos de “Corsetería La Latina”) sino a esa generación que se crio con huevos de corral, leche de vaca fresca, suplementos vitamínicos, aceite de hígado de bacalao, bovril, aceite de ricino, filetes de hígado, cerdo ibérico (y sus derivados) en vena, bocadillos de gallinejas, nocilla, pasteles… y demas manjares que les convirtió en super mujeres de dimensiones extraordinarias.

fajas2.jpg

Les aconsejo este slogan: “Moda austera para la mujer sobredimensionada” al estilo de la estanquera de Amarcord, Edith Massey o las Supervixens. Eso es lo que podemos ver en los rancios diseños de esta tienda, tan austeros que resultan hasta modernos. Presumen de clientas tan importantes como Florinda Chico, Tete Delgado, Charo Reina, Marisa Porcel, Elena Miró, Elisa Bracci, Cristina Blanco… y de otras sobredimensionadas damas del añorado Madrid del concejal Matanzos.

5 pensamientos en “MODA AUSTERA PARA SOBREALIMENTADAS

  1. “su faja señora, soras, esbelta a todas horas”. Aquí en valencia también hay una vieja corsetería en la calle calabazas, muy famosa. Allí te puedes encontrar de todo, y los maniquís son también del año de la picor…, desgastadísimos y con un aire años veinte fantástico. Y cómo dices tú, es tan retro, que resulta moderno. En Torrevieja conseguí, en una tienda rancia de estas, lo que denominan una “faja vedette”, que es cómo una especie de bañador-faja pero que deja espacio libre a los pechos. Una maravilla…

  2. Hay también una tienda cerca de Tetuán en Madrid de tallas grandes. Más de 42 tenía de slogan.

    Todavía en el novecentismo la gordura era chic. No tienen más que ver a Cristino Martos.

  3. ¡Qué casualidad! ¡Vaya intereses y aficiones que tenemos en común!! Está muy chulo, David, pero te voy a hacer una puntualización, en los 70 las madres ya no atiborraban a sus niñas: es la época de más gordismo, más incluso que ahora. El mercado era además más pequeño y lo de encontrar talla era literalmente imposible. Con l@s gord@s se metía la gente por la calle y en la playa, la correción política no se tomaba en cuenta y ensañarse con ell@s era de rigor: Existía latente la condena por pecadores, por dejarse llevar por la gula (todavía sobrevive pero ahora está mal vista y no se considera correcta. Lo más grave eran los médicos que asumían el papel de jueces morales e imponían dietas drásticas y asesinas -que además no funcionaban- como castigo y les atiborraban de anfetaminas. Ahí está la trágica historia de Karen Carpenter para demostrarlo. En cambio, como se ve en tus fotos, los corseteros inventaban y pergeñaban artilugios y devices muy ingeniosos para mejorar el aspecto de las gordas y ofrecerles comodidad y estilo: merecerían ser llamados benefactores de la humanidad.

    http://patriciagodes.blogspot.com/2011/04/gordas-el-ultimo-tabu.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s