LE CABRERA: GASTRO POSH STYLE

Acompañado por la prestigiosa gourmet y fotógrafa Rosa Veloso acudí a Le Cabrera, el gastrobar que está arrasando entre la fauna más recalcitrantemente pija de Madrid. El espacio está muy mono puesto siguiendo los cánones de “modernidades de libro” de la mano del diseñador Luis Gallusi, que ha creado un set con un diseño por encima de la media de los locales madrileños, con alicatado en relieve de espejos, barra retroilluminada de Finestone, taxidermia en cerámica blanca, empalpelado 50´s y una colección de cocteleras cedida por Alberto Font. De las medias raciones (lo que está de moda en Londres y NY) se ocupa el chef Benjamin Bensoussan, en la barra de arriba, y abajo está el feudo del argentino Diego Cabrera, que prepara estupendos cócteles a lo más posh de la ciudad, y que en esta nueva y flamante ubicación ha superado y olvidado el semi-fracaso de su sótano en el Gastro de su mentor Sergi Arola.

Tanto el estilismo del servicio, como el trato y el ambiente son muy correctos y absolutamente por encima de otros gastrobares similares como Tomate o El Plató por poner dos claros ejemplos de sitios cutres para “pijos desinformados” y palurdos con algo de poder adquisitivo e ínfulas high class, pero torpes en cuanto a educación, refinamiento y gusto. Nos pareció, que al menos, Le Cabrera esta al nivel de los locales que se pueden ver en ciudades buenas (nota: no incluyo a Madrid entre las “buenas”). Sentados en la bonita barra de mármol artificial, tipo “bar de mercado fashion” a lo San MIguel, y temerosos ante la posibilidad de degustar “comistrajos cinco estrellas”, resultó que la comida no estaba nada mal, sobre todo por la calidad del producto, que es super mega ultra fresco. Dimos nuestro aprobado a… casi todo.

Nos gustó mucho el tartar de buey con el toque de soja (carne de callidad y geniales huevos de corral de la Pollería de Higinio Gómez en la Galería Comercial Magallanes) la tarrina de foie-gras de pato (sin el típico sabor a hígado revenido y rancio de los salones canaperos), las ostras escabechadas; las alitas de pollo fritas. El toque freak lo pudimos probar en las salchichas rellenas de vieiras, que se apuntan definitivamente a la tendencia de moda del comistrajo.También super buenas las sardinas, al estilo de Arola. Y por poner un pero, las navajas que habia fuera de carta, no eran tales, sino una sub-raza más gruesa, y de carne y sabor más burdo (el pescadero les dió gato por liebre o más bien navajas por longueirones). Maridamos todo con un vino alemán muy dulzón y floral, Gewürztraminer, que equilibraba todo ese batiburrillo de sabores fashion-food. Le Cabrera. C/Bárbara de Braganza 2. Madrid. Calificación: 7,8. Comida:7.6. Cócteles:7.7. Diego Cabrera: 8.

Un pensamiento en “LE CABRERA: GASTRO POSH STYLE

  1. La suerte de tener un poder adquisitivo alto no significa que sea deficiente mental. Este sitio es lamentable. Una copa con unas croquetas pasables 40 euros es insultante. La cara de pringada con la que he salido merece todos mis despropósitos sobre este sitio de aquí a la eternidad.
    Un sitio pijo hasta reventar lleno de gente con ganas de dejarse ver. Claramente no es mi público objetivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s