NIKKEI 225

Justo enfrente del Bar Tomate,templo posh del comistrajo donde los haya, acaba de abrir sus puertas Nikkei 225 un restaurante japonés con fusión peruana, tambien super mega ultra pijo y con un estilo muy chic. Acudí de la mano de Rafael Ríos, jefe de comunicación del sitio, y estupendo marido de su mediático decorador, Ignacio García de Vinuesa, que en esta ocasión ha hecho un excelente trabajo logrando un espacio elegante, austero y con medidos toques fashion, que se desmarcan de algunos horrores de interior de otros abrevaderos de lujo, ya sea en formato industrial de estar por casa, vintage sin criterio ni gusto alguno, atroz pop de supermercado o ranciedad minimalista de cuarta. Todo del agrado de los cachorros de empresa, jóvenes adultos “bien” y demás bo-bo´s que llenan el restaurante incluso entresemana. El gris dominaba en sus austeros estilismos no me pregunten por qué…

En este agradable ambiente y correcta estética, pude degustar una cocina japonesa con toques de fusión peruana muy integrados que bien pudiera ser una mezcla perfecta entre Astrid & Gastón y Kabuki pero sin pretensión alguna por epatar con efímeras modas gastronómicas de revista de tendencias. La calidad del pescado es óptima, con lo cual los platos tienen ya un 90% ganado, aparte de su genial y muy medida fusión de lo japo y lo peruano que ensalza en vez de transformar en comistrajo. Además el servicio es de los mejores que he visto ultimamente en los abrevaderos high class: muy discreto, casi invisible, sin dejar que falte nada ni un nanosegundo. Además sonrientes, educados, simpáticos sin ser forzado y con un correcto uniforme que no agrede al comensal.

Me tomé un ceviche de corvina con fruta de la pasión y algas (muy fresco, sin pasarse de leche de tigre casi en plan sashimi, y con sutil tique japo de las algas), pez mantequilla con salsa de anticucho y pesto de cilantro (la salsa daba un pequeño toque al pescado crudo pero sin ser invasiva ni pegajosa), ostras a la chalaca (aliñadas en una armonia ensalzante de salsa ponzu-yuzu), el sunomomo NIkkei (ensalada de algas variadas con marisco crudo, número uno en el top diez de mis comidas favoritas, por ser un alimento fresco y cero procesado), una tempura de cocochas (sin vestigio de fritanga alguno y con una salsa de berberechos que le iba como anillo al dedo), un maravilloso maki de toro y un teriyaki de toro (en su punto ideal, casi crudo pero procesado al milimetro). Y el postre una delicatessen extrema en forma de suspiro limeño con crema de leche con yuzu, merengue y helado de haba tonka. Regué todo con un excelente sake frio Hukuno Hikari Jyunmai y agua con gas como maridaje ideal a una comida tan correcta. Muy bien todo la verdad… Nikkei 225. Paseo de la Castellana 15. Calificación : Comida: 8. Servicio: 7,9. Decoración: 7,7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s