CATA EN LA ABADIA DE DOM PERIGNON

Aprovechando mi reciente estancia en Paris para asistir a la soireé de “Dom Perignon Im Drinking stars” tuve la oportunidad de realizar una cata en la mismísima abadia donde el monje Dom Perignon inventó este método champagnoise tan preciado. Acompañado por las estupendas Carmen Duerto (experta en socialités), Aida Gómez (la prestigiosa y recia bailarina de danza española) y la eficaz rrpp de Möet, Inés Sainz recorrimos la coqueta abadía y el huerto con los viñedos centenarios del monje, que estaban ya un poco mustios la verdad… y que han quedado en plan atracción para los millonarios visitantes que pueden acceder a este exclusivo paraje.

Dentro de la abadía hay una libro de honor en el que firman toda las celebrities que por allí han pasado. El sitio es muy francés con parafernalia de Dom Perignon a gogo, desde una genial cristalería, pottery, estatuas del monje, taxidermias… todo austero pero con ese toque chic del lujo extremo y a la vez cierto regusto de ranciedad, que me apasiona. En otra sala nos esperaba el chef del cave de Dom perignon, Richard Geoffrey para dirigir una exquisita cata de la nueva joya lanzada recientemente, el Dom Pérignon Oenotheque 1995 Vintage.

En la cata este pro hombre del champagne nos desveló todos los secretos para poder obtener estos espectaculares resultados, que una vez se conocen dejan a otros vinos espumosos tipo el cava a la altura del betún. La etiqueta indica que una Oenotheque Champagne Dom Perignon Vintage alcanza su segundo pico de madurez, ganando fuerza y el cuerpo ideal después de 15 a 20 años de cosechar sus uvas. También hay casos en los que el champán alcanza su tercer pico, con una complejidad perfecta y admirable, después de 30 años de almacenamiento. Y el que decide cuando se alcanza ese punto de excelencia es este señor.

El Dom Pérignon Oenothèque 1995 tiene una frescura asombrosa de fruta y mineralidad. La nariz del Dom Pérignon Oenothèque 1995 ha desarrollado notas más oscuras y aromas más especiados. Esta fue mi cata: en nariz galleta de jengibre americana, cereza salvaje a punto de descomponerse, mermelada de tomate y un final cítrico, ahumado y tostado. En boca me pareció que densidad de la fruta refresca el paladar, con final mineral puro multiplicado por mil sabiendo que es carísimo. Para maridarlo es perfecto con caza y según me dijo Geoffrey es genial con unos buenos percebes. Calificación: Abadia; 7,3. Richard Geoffrey: 8. Dom Pérignon Oenothèque 1995: 8

Un pensamiento en “CATA EN LA ABADIA DE DOM PERIGNON

  1. Pingback: MOET CHANDON EN LOS GLOBOS DE ORO « FARRANDEMORA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s